La ola de calor dispara la contaminación por ozono en el centro y sur

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano]

Por primera vez una ciudad española, Valladolid, restringe durante cuatro días la circulación de automóviles para reducir los niveles de este contaminante atmosférico.

La ola de calor que sufren el centro y sur de la Península Ibérica en los últimos días ha provocado que se disparen los niveles de ozono troposférico, por efecto de las emisiones contaminantes del tráfico motorizado de las principales ciudades y carreteras del Estado y de la producción de electricidad en centrales térmicas por el mayor uso de aire acondicionado.

En la Comunidad de Madrid, ambas Castillas, Extremadura, el interior de Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña, las Islas Baleares y el valle del Ebro (de Tarragona a Navarra, pasando por Aragón) se vienen produciendo a lo largo de esta semana numerosas superaciones del objetivo legal establecido para la protección de la salud.

El valor objetivo para la protección de la salud humana está establecido por la normativa en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, medidos en periodos de 8 horas, y no deberá superarse más de 25 días al año. En lo que llevamos de primavera, este número de superaciones ya se ha alcanzado en una veintena de estaciones de control de la contaminación, en Puertollano, Córdoba, Jaén, Víznar (Granada), Bédar (Almería), Zarra (Valencia), Mallorca, Menorca e Ibiza, o El Atazar y Orusco de Tajuña en Madrid

Además, en los últimos días también se han registrado diversas superaciones del umbral de información a la población, establecido por la normativa en 180 microgramos por metro cúbico, como media horaria, repartidas por el interior de Cataluña y Valencia, Puertollano, Mérida, Ibiza, la Sierra de Madrid y el corredor del Henares, de Alcalá a Guadalajara.

La previsión de la superación del umbral de información obliga a las autoridades autonómicas a advertir a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños y niñas, personas mayores, mujeres gestantes o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan evitando en las horas centrales del día y a la caída de la tarde cualquier esfuerzo físico y los ejercicios al aire libre. También deben informar sobre la previsión de evolución de la contaminación, las áreas afectadas y la duración del episodio.

No obstante, el mero aviso, que en los casos de Mérida e Ibiza además se ha omitido, no es suficiente para proteger la salud de la población. De hecho, según el último informe sobre la contaminación por ozono publicado por Ecologistas en Acción, los niveles elevados de ozono troposférico afectan de manera estructural al 80 % de la población y al 92 % del territorio estatal, siendo el contaminante más extendido y con mayor tendencia al alza en España, por efecto del cambio climático.

Ante la persistencia de las altas temperaturas hasta el inicio del verano, la próxima semana, Ecologistas en Acción demanda la adopción de las medidas necesarias de urgencia para reducir los altos niveles de contaminación. Medidas de limitación del tráfico, principal emisor de los contaminantes precursores del ozono, por primera vez adoptadas en España por un ayuntamiento de una ciudad como Valladolid, que desde hoy viernes y hasta el lunes ha cerrado su centro urbano al tránsito de los automóviles privados de los no residentes.

El ozono troposférico, también conocido como ozono "malo" por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. La OMS estima en 1.800 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono como los registrados estos días. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 186