Denuncian roturación y regadío ilegal en Calblanque

Ecologistas en Acción ha denunciado ante las administraciones competentes, la roturación y puesta en regadío de unas 63 hectáreas dentro del perímetro del Parque regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, en el paraje conocido como Casas de Cabezo Negro y Casas de García Pérez, perteneciente al municipio de Cartagena.

Además, advierten de que los terrenos forman parte del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila con el código ES6200001.

La organización apunta que, aunque el área donde se están realizando estas obras está clasificada como Zona de Uso Intensivo, Sección 1. Paisajes Agrarios, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de este Espacio Natural Protegido, sólo considera compatible con la protección en esa zona la “actividad agropecuaria adaptada al paisaje y el entorno.

Esto implica que no está permitido el cambio de uso del suelo sin autorización, así como que deben respetarse las pedrizas, setos vegetales y ejemplares arbóreos y arbustivos situados en los bordes de los terrenos de cultivo.

Además de incumplir el PORN, la asociación ecologista denuncia que la roturación y puesta en regadío a supuesto la ocupación no autorizada de la vía pecuaria denominada Colada de la Fuente Jordana, clasificada en el término municipal de Cartagena, con una anchura legal de 16,71 metros, que discurre por varias de las parcelas roturadas.

Para Ecologistas en Acción resulta inaudito que se siga produciendo este tipo de hechos en el entorno del Mar Menor, y dentro de un espacio protegido, teniendo en cuenta el contexto actual de sequía en la región, y de la degradación que este tipo de explotaciones ha supuesto para la laguna salada, en particular.

El Mar Menor está pasando la peor crisis ecológica a la que se ha enfrentado, como consecuencia de la puesta en regadío industrial e intensivo de su cuenca de drenaje, provocando la entrada de miles de toneladas de nutrientes a la laguna y generando un grave proceso de eutrofización que ha degradado el ecosistema sumergido de la misma.

Mientras, las administraciones parecen incapaces de poner coto a la agroindustria de la comarca, a pesar de que este espacio único se encuentre en la cuerda floja.

Por ello, la organización ha solicitado la apertura de un expediente sancionador, la paralización inmediata de la actividad, y la reposición al estado anterior de los terrenos.


julio de 2017 :

junio de 2017 | agosto de 2017



Visitantes conectados: 330