Vertido de ácido en Algeciras

El vertido de ácido alquilsulfórico ocurrido ayer, día 18 de noviembre, en la terminal de contenedores de Maersk de Isla Verde, tuvo verdadero peligro.

El líquido según explicó la Autoridad Portuaria “cayó sobre el patio de la terminal” tras volcar el contenedor que lo contenía cuando una grúa estaba apilando varios contenedores. Fueron los técnicos del Cecem 112 los que adoptaron, a distancia y con sistemas medidores, el peligro del ácido, que es uno de los más temidos.

Se trata de un ácido que se evapora y puede formar unas nubes tóxicas muy peligrosas para las personas ya que la única protección si una persona es afectada son inyecciones de calcio ya que corroe en el cuerpo humano todo el calcio de los huesos.

El hecho de que el ácido cayera o no al mar no le da mayor peligrosidad que proviene de su mismo contenido, cuestión y características que tanto Subdelegación del Gobierno como Autoridad Portuaria no han dado significativamente detalles. De hecho, el personal que intervino se mantuvo a cierta distancia formando una barrera dada la gran peligrosidad del producto.

El contenedor cuenta con 80 bidones aunque parece que se vieron afectados solo tres. Este producto se utiliza para hacer detergentes y estaba siendo apilado para ser transportado al puerto de Onne en Nigeria. Entre las grandes industrias de la Bahía es Petresa la que trabaja con el ácido alquilsulfórico y se encuentra en sus instalaciones en una zona totalmente restringida y con especial protección. El personal que trabaja con este ácido lleva trajes especiales, existiendo además medidas muy rigurosas de este producto, que es uno de los más peligrosos según todos los especialistas.

El ácido alquilsulfónico líquido se caracteriza por ser una materia corrosiva que causa daños en la piel, los ojos y las vías respiratorias. Además, el calentamiento del recipiente en el que se encuentre puede provocar el estallido del contenedor. Por otra parte, este tipo de ácido emite emanaciones corrosivas e irritantes, incluso cuando arde, pudiendo atacar a los metales y producir gas hidrógeno que puede formar una mezcla explosiva con el aire.

Para evitar riesgos químicos se aconseja que las personas que entren en contacto con el líquido cuenten con un traje de protección química, un aparato de respiración autónomo y un traje hermético a los gases en la proximidad de la materia o vapor. Una vez se haya manipulado este ácido se recomienda lavar con abundante agua el traje utilizado.




Visitantes conectados: 628