Altos niveles de ozono y partículas en la última semana

Ecologistas en Acción ha comprobado que la población de Huelva ha estado expuesta en estos últimos días a niveles dañinos de ozono troposférico y particulas en suspensión, según la Organización Mundial de la Salud.

Los datos de mediciones recogidos en los Informes diarios de Calidad del Aire de la provincia de Huelva indican que desde mediados de la semana pasada hasta el pasado 18 de julio, se han registrado valores superiores a 100 microgramos por metro cúbico (μg/m3) en varios tramos horarios, en buena parte de las estaciones de medición de Huelva. Hay que recordar que la Organización Mundial de la Salud recomienda que no se superen los 100 μg/m3 como concentración máxima octohoraria en cada día y aunque los valores legales para avisos a la población son superiores, las concentraciones registradas afectan la salud de población, especialmente a las personas mayores y a las afectadas por problemas respiratorios.

El ozono es un potente agente oxidante que se forma mediante una compleja serie de reacciones fotoquímicas en las que participan la radiación solar, el dióxido de nitrógeno (NO2), el oxígeno y compuestos orgánicos volátiles. Por lo tanto se trata de un contaminante secundario que se forma a partir de contaminantes precursores cuando se dan las condiciones meteorológicas adecuadas, como ha sucedido estos días.

A su vez, los informes cualitativos diarios indican que la calidad de aire ha sido también mala por partículas en buena parte de las estaciones de medición de la capital y la provincia. El término “partículas en suspensión” abarca un amplio espectro de sustancias orgánicas o inorgánicas, dispersas en el aire, procedentes de fuentes naturales y artificiales. Las emisiones industriales y la combustión de carburantes fósiles generada por el tráfico, en especial los vehículos diésel, puede producir diversos tipos de partículas: partículas grandes, por la liberación de materiales mal quemados (cenizas volátiles), partículas finas, formadas por la condensación de materiales vaporizados durante la combustión, y partículas se cundarias, mediante reacciones atmosféricas de contaminantes desprendidos como gases.

Hoy día, científicos de todo el mundo consideran las partículas en suspensión un grave problema para la salud de los ciudadanos especialmente las de menor tamaño, que penetran en el aparato respiratorio y se depositan en los alvéolos pulmonares, pudiendo acumularse en el sistema respiratorio con repercusión negativa sobre la salud, aumentando las afecciones respiratorias y la disminución de la función pulmonar. Los grupos más sensibles (niños, ancianos y personas con padecimientos respiratorios y cardiacos) corren más riesgo de sufrir tales efectos negativos de este contaminante.

La situación de contaminación y mala calidad del aire vivida estos días en Huelva ha sido propiciada por unas condiciones climáticas de extremo calor, que junto con el incremento veraniego de tráfico y las emisiones industriales forman un conjunto sobre el que va siendo necesario actuar. Planes de movilidad rutinarios para cumplir el protocolo, control de emisiones sin reducción de las mismas y congresos de cambio climático sin políticas de mitigación ni adaptación, conllevan escenarios de daños para la salud y el medio ambiente como los que venimos padeciendo desde el final de la primavera de este año.

Ecologistas en Acción exige responsabilidad a las autoridades competentes para dejarse de fotos y postureos e implementar políticas efectivas ante los retos que el cambio climático nos está imponiendo. Exige también información real y seria a la población cuando se producen situaciones de riesgo para la salud, así como la formación de los diferentes estamentos administrativos para implantar medidas preventivas y evitar impactos dañinos como los que se han producido esta pasada semana en Huelva.


septiembre de 2017 :

agosto de 2017 | octubre de 2017



Visitantes conectados: 449