Las obras de la macrogranja de Cañete (Cuenca) pueden ser ilegales

  • Stop Macrogranjas Pueblos Vivos, en la que participa Ecologistas en Acción, ha denunciado estos hechos ante el Ayuntamiento de Cañete, La Junta y el SEPRONA.
  • El Ayuntamiento de Cañete no solo debería sancionar al infractor, sino también denegarle las licencias municipales de obra y actividad.

En contestación a un recurso interpuesto por la Plataforma solicitando la anulación de las licencias a la macrogranja que se está construyendo desde junio, en la vega del río Mayor, el ayuntamiento de Cañete ha reconocido que las obras no cuentan con licencia municipal.

Stop Macrogranjas Pueblos Vivos, en la que participa Ecologistas en Acción, considera su obligación denunciar estos hechos ante el ayuntamiento, para que tome medidas sancionadoras y que los tenga muy en cuenta a la hora de valorar la concesión de las licencias de obra y actividad a esta explotación ganadera intensiva.

Denuncia Macrogranja Porcina Cañete

También, se ha interpuesto una denuncia ante el SEPRONA por si estas obras merecen otro tipo de sanción o por si pudiera existir algún tipo de delito. Así mismo, se ha enviado una tercera denuncia ante la Viceconsejería de Medio Ambiente, puesto que se estarían incumpliendo las "condiciones y medidas para prevenir, corregir y compensar los efectos adversos sobre el medio ambiente", de la declaración de impacto ambiental.

De momento, las obras (actualmente paradas) han consistido en el desbroce y despeje de la vegetación y el movimiento de tierras en una superficie cercana a las dos hectáreas y media. Estas actuaciones han supuesto una importante afección paisajística y la desprotección del suelo. Por tanto (al localizarse el proyecto en una ladera) si se mantienen las obras paradas mucho tiempo y no se restaura la zona afectada, se podrían ocasionar fuertes erosiones en cuanto comiencen las lluvias.

Para Carlos Gómez (portavoz de la Plataforma) “El hecho de que el promotor inicie las obras sin tener las preceptivas licencias, deja en entredicho su voluntad de acatar la normativa ambiental y de cumplir con las condiciones de la declaración de impacto ambiental. Por ello, el ayuntamiento debería denegarle las licencias de obra y actividad."

"Cañete es una localidad en la que el turismo es el sector que más tira de la economía local. Los malos olores, harán que desciendan los visitantes, poniendo en riesgo varios puestos de trabajo, que para nada se compensarían con la puesta en funcionamiento de esta industria, puesto que solo precisaría de un operario. Además, la vega del río Mayor, justo donde se han iniciando los trabajos para construir la explotación, es una zona con mucha riqueza paisajística y donde existe un yacimiento arqueológico por estudiar y con un itinerario a pie marcado.” Ha concluido Gómez

En esta instalación de 2.400 plazas (con una producción anual de 5.280 cerdos), aunque en el estudio de impacto ambiental (plagado de errores) se menciona que el consumo anual de agua, sería de 46,2 millones de litros, la Plataforma estima que serían 21 millones. Esto supone, aproximadamente, la mitad del consumo de todos los habitantes de la localidad. Pero todavía no se ha aclarado de dónde se extraerán estos volúmenes de agua.

Tampoco se sabe el destino de los 5 millones de litros de purín generados. En el estudio de impacto, se habla de que se esparcirían por 102,35 ha de labor, mientras que en la declaración de impacto ambiental, se afirma que se cederán a un gestor autorizado, pero sin especificar si se tratarán en una planta o acabarán en terrenos agrícolas.