El Ecologista nº 46

  Sumario  

 Editorial

La política europea de residuos

Bruselas está rebajando el nivel de exigencia en las políticas ambientales, y en particular en la de residuos. Así lo reflejan el borrador de la Estrategia Temática de Prevención y Reciclaje de Residuos y la renuncia de la Comisión a legislar sobre los residuos biodegradables.

Esta nueva estrategia de Prevención y Reciclaje abandona la actual política de fijar objetivos de reciclaje y establece mecanismos como la “evaluación del ciclo de vida” o las “normas del producto reciclado”, que se implantarán mediante planes nacionales o regionales. En la práctica, este cambio equivale a interrumpir cualquier intento de reconducir la gestión de los residuos hacia el respeto de la jerarquía, todavía vigente, que impone más reciclaje y menos vertedero e incineración.

De hecho, es imposible que la Comisión haga un seguimiento simultáneo en 25 países de los procesos locales de evaluación del ciclo de vida -bastante complejos si se hacen correctamente- que son los que definen si es mejor verter, quemar o reciclar cada tipo de residuo.

La política europea de residuos debería contener herramientas realistas y controlables como son unos objetivos comunes de reciclaje. Pero, además, el borrador de esta Estrategia no sólo abandona una política clara a favor del reciclaje sino que fomenta la incineración y no tiene en cuenta los criterios ambientales de ahorro de recursos y energía que suelen conseguirse con la recuperación de los residuos ni la importancia de evitar la dispersión de sustancias tóxicas que se producen con la incineración.

En cuanto a los residuos biodegradables, la Comisión Europea acaba de confirmar que abandona la idea de elaborar una directiva específica para esta fracción de los residuos. Se limitará a proponer normas de calidad para el compost y las instalaciones de tratamiento. Esta lamentable decisión hará más difícil cumplir con la Directiva de Vertederos -que obliga a reducir la materia orgánica que llega a estas instalaciones- y que hubiera ayudado a tomar las decisiones necesarias para invertir en plantas de tratamiento.

Efectivamente, la Directiva de Vertederos impone desviar la materia orgánica de los vertederos, pero era esencial que la Comisión proporcionara una guía de opciones a tener en cuenta a la hora de diseñar las estrategias nacionales para la gestión de los residuos biodegradables. La fracción compostable representa un 47% de los residuos municipales españoles. Unos objetivos armonizados desde Bruselas para estos residuos hubieran significado un importante impulso a la toma de decisiones sobre las inversiones a largo plazo.

Proponiendo sólo unos objetivos de calidad para el compost y las instalaciones, la Comisión ha cambiado la política de residuos que seguía hasta ahora, renunciando a dar unos objetivos claros de flujos prioritarios de residuos que creaban un ambiente favorable a la inversión y la innovación para el reciclaje en toda Europa. Sin esa guía, el tratamiento biológico y el reciclaje de la materia orgánica, es decir, una gestión sostenible de los residuos a largo plazo, va a ser mucho más difícil.

Los residuos biodegradables representan un valioso recurso para nuestros suelos. Regularlos a escala europea era una necesidad económica y ambiental. Los suelos de nuestro país, como en la mayoría de los países mediterráneos, tienen un bajo contenido en materia orgánica e incluso se ven amenazados por la erosión y la desertificación en numerosas zonas, un proceso de degradación que se podría combatir usando enmiendas orgánicas de calidad, que podrían venir de los residuos orgánicos.


 Sumario

Política Agraria Comunitaria (PAC), ¿reforma o liquidación?.
La Política Agraria Comunitaria se supedita a las reglas de la OMC, por José Ferrer

Los caminos públicos municipales. Herramientas para defender este patrimonio, por Hilario Villalvilla

Mitos inmobiliarios de nuestro tiempo. Seis tópicos que sostienen una situación irracional, por José Manuel Naredo

Desregulación ambiental en Europa. España es el principal infractor ambiental, por Samuel Martín-Sosa

El mosquito tigre. Inminente colonización de la Península, por José Ignacio López-Colón

La gripe aviar. Es necesario volcar los esfuerzos en los países más afectados, por Juan Bárcena

Captura y almacenamiento de CO2. Una tecnología que no incide en la raíz del cambio climático, por Paco Ramos

El declive de la pesca mediterránea. La pesca excesiva es el principal problema, por Yayo Herrero

Reforma fiscal ambiental. Una herramienta para reconducir ambientalmente la economía, por Matthias Seiche

Mercados ambientales: oportunidad o responsabilidad. Un sector de 80.000 millones de euros anuales en la UE, por Antonio Cano

Tácticas y prácticas en los movimientos sociales. Carencias organizativas que lastran las posibilidades de transformación social, por Pedro Casas

Regeneración forestal de un monte incendiado. Experiencia exitosa en la Sierra de Grazalema, por Juan Clavero

La huella civilizadora. Desigual aportación de hombres y mujeres al cuidado de la vida humana, por Anna Bosch, Cristina Carrasco y Elena Grau

El ecologismo en Canarias. El movimiento ecologista canario en sus primeros años, por Heriberto Dávila

El agua en Castilla-La Mancha. Aportaciones externas para los acuíferos, por Pedro Padilla

Líneas de alta tensión. Impactos de las líneas de transporte eléctrico y de sus campos electromagnéticos, por Pedro Belmonte

Hogar Ecológico: El reciclado de papel, por Aroldo Gamper y Leticia Baselga




Visitantes conectados: 372