Nueva parada no programada de Zorita

La central nuclear de Zorita (Guadalajara) va a proceder a una parada no programada por el mal funcionamiento de la bomba principal del circuito de refrigeración. Para Ecologistas en Acción este fallo es una muestra más de dejadez temeraria por parte de los explotadores de la central.

El viernes día 8 de diciembre se observó un escape de vapor radiactivo al cubículo de la bomba principal del sistema de refrigeración de la central nuclear de Zorita. La fuga desapareció al bajar la potencia de la central, puesto que de esta manera se baja la presión en el circuito. Los problemas se volvieron a repetir en el día de ayer, 11 de diciembre. Ante este hecho se ha decidido parar la central para reparar la bomba. Esta parada puede durar una semana.

La bomba principal es una pieza clave para la seguridad puesto que es la que se encarga de que el agua de refrigeración circule por el circuito primario, extrayendo así el calor generado en la reacción nuclear. Las causas de estos problemas pueden ser, según la compañía fabricante de la bomba, una acumulación de suciedad.

Para Ecologistas en Acción ésta sería una muestra más del mal mantenimiento que se está realizando en las centrales nucleares españolas con el fin de ahorrar dinero. Durante las paradas para recarga de la central, sus explotadores deben garantizar que se realizan las operaciones de mantenimiento y limpieza que garanticen un funcionamiento lo más seguro posible. Los problemas de un elemento de la importancia de la bomba principal muestran a las claras que, durante la última operación de mantenimiento, no se sometió esta pieza a suficientes controles y operaciones de limpieza. Además de los deseos comunes de todos los explotadores de centrales nucleares de ahorrar tiempo y dinero en las operaciones de mantenimiento, en el caso de Zorita confluye el hecho de que la planta se cerrará el 30 de abril del 2006. Esto, sin duda, ha sido motivo para que Unión Fenosa, propietaria de la central, haya relajado aún más sus exigencias de seguridad para el funcionamiento de la planta.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha calificado el incidente como nivel 0 en la escala INES. Para Ecologistas en Acción el incidente se debería calificar al menos como nivel 1, puesto que el elemento afectado es clave para la seguridad de la central.

Dada la actitud de Unión Fenosa que sigue despreciando la cultura de seguridad más elemental, lo más seguro es proceder al cierre anticipado de Zorita y no permitir que siga funcionando los cinco meses que le restan de permiso.