Fauna olvidada

La riqueza ecológica de la que España y Castilla-La Mancha gozan con respecto al resto de Europa es envidiable, tanto en biodiversidad, es decir número de especies, como en variedad de ecosistemas.

Ello es debido tanto a su situación geográfica como a las especiales condiciones ambientales de la Península Ibérica y a los esfuerzos de conservación y protección que se vienen desarrollando en las últimas décadas.

Sin embargo estos esfuerzos, esto es, el interés que mostramos por proteger las distintas especies, no son equitativos. Hay algunas especies que resultan más atractivas e interesantes, y por ello frecuentan los medios de comunicación y reciben importantes y necesarios fondos para su preservación.

Otras resultan menos atractivas, incluso algunas siguen siendo consideradas repulsivas, insidiosas y hasta perseguibles, y por ello sufren más que ninguna los problemas que afectan a la desaparición de las especies. No son atendidas como debieran, hasta el punto que muchas de ellas van desapareciendo de nuestro entorno, casi sin darnos cuenta.

Ecologistas en Acción quiere llamar la atención sobre esa FAUNA OLVIDADA que es parte fundamental de nuestro Patrimonio Natural y que contribuye decisivamente a enriquecer esa biodiversidad de la que nos sentimos orgullosos. Las especies, protegidas o no, deben conservarse todas y, con más razón, se deben atender aquellas que se encuentran catalogadas como amenazadas. Son muchas, la gran mayoría de las que integran el listado de especies amenazadas de Castilla-La Mancha, y por desgracia no reciben de la sociedad la atención que merecen.

Existen especies animales bien conocidas por todos, algunas desgraciadamente por encontrarse en peligro de extinción y que se han convertido en estandarte de protección en todo el territorio español. Quien no ha oído hablar de la crítica situación del felino más amenazado del mundo, el Lince Ibérico, del mamífero de mayor tamaño de la Península Ibérica, el Oso, de las andanzas del Lobo, del majestuoso vuelo del Águila Imperial Ibérica, del Quebrantahuesos, de la Cigüeña Negra o del Buitre Negro.

Del otro lado, están la gran mayoría de las especies animales ibéricas que se encuentran protegidas por la legislación regional, estatal y europea, taxones igualmente importantes pero olvidados por todos y a veces perseguidos por algunos. Estamos hablando no sólo de especies aisladas, sino también de algunos grupos faunísticos completos como son los Anfibios y Reptiles, los Mustélidos o los Invertebrados, por citar sólo algunos ejemplos significativos.


ANFIBIOS

La creencia general, es la existencia de dos tipos de Anfibios: Ranas y Sapos. La Península cuenta con cerca de 30 especies de Anfibios; todos conocemos a la Rana Común, típica de charcas y ríos y que desde tiempo inmemorial se ha venido cazando para comer sus ancas; cuantos no habrán pisado o atropellado a los arrugados y grandes Sapos Comunes, por pensar erróneamente que escupen veneno o simplemente porque “son feos” . Mayor compasión despiertan quizá las ranas arborícolas, pequeñas y de un bonito color verde claro. Pero además de éstos hay Ranas Patilargas, Sapos de Espuelas, Sapillos Pintojos, Sapillos Moteados, etc.

Pero si se pronuncia la palabra Tritón, habrá quien se pregunte qué es “eso”; se trata del otro gran grupo de Anfibios, el más desconocido de todos, por sus hábitos más discretos y porque no delatan su presencia croando como lo hacen Ranas y Sapos. Hasta 8 especies distintas de estos Tritones podemos encontrar en España y 5 en Castilla-La Mancha. A este grupo pertenecen las llamativas Salamandras, que vestidas de amarillo y negro, normalmente se eliminan por la creencia popular de ser animales muy venenosos.

Es habitual también en los pueblos, que se vacíen o se eche cloro para limpiar de estos animales fuentes y pilones ante la idea de que así se mantendrá más limpia el agua. Algo falso e injusto, ya que la existencia de Tritones en charcas y fuentes es indicativa de la buena calidad de las aguas.

Bien, todos los Anfibios poseen en su piel una serie de glándulas en cierto modo tóxicas para aquel que ose darles un mordisco, pero completamente inofensivas para el hombre, ninguno “escupe veneno” cuando se le coge no sucede absolutamente nada en las manos si tocamos la piel de uno de estos animales.

Sencillamente sin Anfibios, éste sería un planeta infestado de Insectos; son fundamentales en la cadena trófica. Un solo Sapo Común es capaz de comer anualmente varios kilos de Insectos.

Son animales sorprendentes que no merecen un final como el que muchas veces tienen: morir aplastados intencionadamente en el asfalto de las carreteras. Son unos supervivientes natos; pueden permanecer años enterrados esperando una buena temporada de lluvias para salir a poner sus miles de huevos a veces en charcas completamente heladas como hace la Rana Bermeja, o transportarlos a cuestas como hacen los Sapos Parteros y poder observar así una metamorfosis tan espectacular como la de las mariposas: la transformación de renacuajos a adultos, con todo lo que ello conlleva, transformación de toda su estructura corporal, cambio completo de sus hábitos, sustitución de branquias por pulmones, etc.


REPTILES

La injusta antipatía que sufren los anfibios la comparten con los Reptiles. Este grupo cuenta con cerca de 50 especies en la Península Ibérica si excluimos a las Tortugas marinas que llegan a nuestras costas.

Desde siempre las Culebras y Lagartos han sufrido una aversión generalizada y debido a ello, son perseguidos por considerarse animales muy venenosos o comedores implacables de conejos y huevos de Perdiz, con el consiguiente peligro para estas especies cinegéticas y todos los intereses económicos asociados. Nada más lejos de la realidad.

Del mismo modo, los Lagartos no tienen entre su alimentos favoritos los huevos de Aves ni los gazapos, se alimentan de Insectos principalmente, mientras que los Ofidios lo hacen sobre todo de otros Reptiles y Roedores, por lo que una vez más, evitan muy eficazmente las explosiones de estos animales librando de este modo a los agricultores de daños en sus campos.

Tan solo existen 3 especies de Reptiles relativamente peligrosos en España, las 3 son Víboras y se pueden contar con los dedos de una mano los casos mortales al año por picadura de estos Ofidios, siempre por imprudencias humanas.

A pesar de estar muchos de ellos en franca regresión, incomprensiblemente no se encuentran protegidos por la legislación estatal como les ocurre al Galápago Europeo, a la Culebra Bastarda, al Lagarto Ocelado o a las 3 especies de Víboras.

Así, Lagartos y Serpientes son eliminados sistemáticamente, tanto los Galápagos como las Tortugas terrestres, son capturadas sin control alguno para pasar a formar parte del decorado del jardín y las diferentes especies de Lagartijas desaparecen en muchos lugares debido a que los Insectos, su presa fundamental, mueren envenenados por la aplicación en los campos de pesticidas de todo tipo.


MUSTÉLIDOS Y OTROS CARNÍVOROS

Pasamos a otro grupo animal, cuya problemática es distinta aunque el resultado es el mismo, el camino hacia la desaparición. Estamos hablando de los carnívoros de pequeño y medio tamaño, ninguno de ellos incluido en ningún plan de recuperación ni en estudios serios que reflejen su situación actual.

Todo el mundo ha oído hablar de la Nutria, quizá de la Gineta y del Tejón, pero más raros resultan las Garduñas y Martas, las Comadrejas y Armiños

o los Turones y Meloncillos, hasta sumar un total de 10 especies propias de la Península Ibérica (8 en Castilla-La Mancha).

Estos animales han sido perseguidos y capturados, antiguamente por los alimañeros para sobrevivir y vender sus pieles y actualmente eliminados de los cotos de de caza mediante un sinfín de artimañas crueles e ilegales: Se matan directamente por tiros de escopeta, se colocan lazos donde se asfixian ahorcados, o en cajas trampa en las que mueren, o se ceba alguna pieza de carne con veneno, etc.


INVERTEBRADOS

Pero sin duda alguna, la fauna que mayor aversión despierta, son los Artrópodos, es decir, Insectos y Arácnidos entre otros.

Son los seres vivos más abundantes del reino animal y la opinión que se tiene de ellos es de “bichos” que pican, generan enfermedades y producen plagas, provocando daños millonarios en los cultivos.

Se trata de un grupo con un enorme éxito evolutivo, que ha conquistado todos los biotopos de la tierra y todas las posibilidades de explotación de los recursos tróficos para conseguir energía, que puedan existir.

Son fundamentales para mantener el equilibrio ecológico de todo ecosistema, dentro del cual estamos incluidos y sin ellos la vida no sería posible.

Se han creado infinidad de productos insecticidas y de trampas para capturar y eliminar de manera irracional y muchas veces injustificada, a muchos de estos taxones, por lo que a pesar de su abundancia, existen especies en serio peligro de extinción, ya sea por persecución directa o por destrucción de los hábitats donde viven.

No hay que olvidar, además de lo agradable que resulta ver una mariposa volando o lo espectacular y perfectas que resultan muchas de las construcciones de los insectos sociales, que nos ofrecen multitud de productos como la miel, la jalea real, la seda, colorantes para telas, medicamentos, muchos de ellos nos sirven de alimento, descomponen la materia orgánica en putrefacción, etc.


CAMPAÑA FAUNA OLVIDADA

Dentro de este amplio elenco de especies olvidadas que merecen atención hemos seleccionado una serie de especies que pueden representar al conjunto por su interés y por su problemática. Con ellas queremos simbolizar la necesidad de atención de estas especies y recordar a todos que tenemos que conservarlas. Colabora en su protección, ellas también merecen atención.

Estas especies son:
- Lagarto ocelado
- Culebra bastarda
- Ranita de San Antonio
- Salamandra
- Comadreja
- Escarabajo longicornio


· Lagarto ocelado

Lacerta lepida (Daudín, 1802)

Descripción

Se trata del lacértido de mayor tamaño de la Península Ibérica, pues alcanza
hasta los 26 cm de longitud cabeza-cuerpo. Aspecto robusto con cuerpo
cilíndrico y fuertes patas. La cola puede ser hasta dos veces la longitud del
cuerpo.

Dorso de color verde, variable en intensidad según los individuos, con un
jaspeado oscuro. A los lados presenta varios ocelos de color azul, que se
intensifican en la época de celo.

En cuanto al dimorfismo sexual, los machos tienen la cabeza más ancha, mayor
tamaño y colores más vivos que las hembras.

Distribución y hábitat

Asociado al ecosistema mediterráneo, se distribuye por casi la totalidad de la
Península Ibérica, incluida la totalidad de Castilla-La Mancha, faltando de la
cornisa Cantábrica, Sur de Francia y Noroeste de Italia.

Es una especie que ocupa una gran variedad de hábitats, prefiriendo las zonas
adehesadas y con matorral no muy denso y zonas despejadas, con abundantes
refugios como afloramientos rocosos, canchales, muros de piedra, etc., a las
formaciones boscosas muy densas y sombrías.

Estado de conservación
En los últimos años se ha observado una disminución generalizada en todo el
territorio español de la especie, por una serie de factores que se detallan a
continuación:

- El que afecta a todo ser vivo presente en un medio natural, la
destrucción del hábitat por la construcción incontrolada de
edificaciones, por lo que se debería tratar de conseguir un
crecimiento sostenido y acorde con el medio ambiente.
- Es uno de los reptiles que más mueren durante la primavera y el
verano atropellados en carreteras. existiendo verdaderos puntos
negros para la especie.
- No permitir más transformaciones del terreno para cultivos y mucho
menos el uso de pesticidas para mejorar la producción agrícola.
- Por último, se trata de una especie odiada y perseguida por el
hombre desde siempre, problema que se solucionaría en buena
medida con una adecuada concienciación.

Grado de Protección

Catálogo Regional de Especies Amenazadas: De Interés Especial.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: No Catalogada.
Directiva Hábitats: No Catalogada.
Categoría Mundial UICN: No Catalogada.


· Culebra bastarda

Malpolon monspessulanus (Hermann, 1804)

Descripción

Es el ofidio que mayor tamaño alcanza en la Península pudiendo llegar a los
250 cm de longitud total.

Cabeza grande, estrecha y puntiaguda con grandes escamas supraoculares.

Tronco largo con y escamas grandes con un surco central.
Color verde oliváceo con una mancha oscura en la región anterior del tronco
que se acentúa con la edad.

Es una culebra opistoglifa, es decir, posee colmillos inoculadores de veneno
para paralizar a sus presas, pero completamente inofensivo para el hombre.

Distribución y hábitat

Se trata del reptil cuya área de distribución más se ajusta a la zona
perimediterránea, extendiéndose por todo el norte de África, la Península
Ibérica excepto la cornisa Cantábrica, sur de Francia y algunos puntos del
noroeste de Italia.

Especie típicamente mediterránea, que ocupa una gran variedad de hábitats,
aunque prefiere zonas de matorral, con cobertura no muy densa y espacios
abiertos, como zonas adehesadas, aunque también se le puede encontrar en
espacios más cerrados o incluso en zonas de cultivo.

Estado de conservación

Al tratarse de una especie muy termófila (temperatura corporal idónea para su
actividad entre 28ºC y 32ºC) es muy proclive a frecuentar carreteras y caminos
para adquirir dicha temperatura y por ello, sufre muchos atropellos.

Evidentemente se ve afectada por la pérdida de hábitat, debido a la
especulación urbanística y aunque tolera la presencia humana, este
comportamiento hace que sea mucho más visible, con la consiguiente
persecución directa por parte de los humanos.

Por el momento, se trata de una especie que no presenta problemas de
conservación en el territorio español, si bien se ha observado en los últimos
años un descenso en su densidad

Grado de Protección

Catálogo Regional de Especies Amenazadas: De Interés Especial.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: De Interés Especial.
Directiva Hábitats: No Catalogada.
Categoría Mundial UICN: No Catalogada.


· Ranita de San Antonio

Hyla arborea (Linnaeus, 1758)

Descripción

Pequeña rana que no sobrepasa los 50 mm de longitud. Tiene una cabeza
ancha y redondeada, con ojos abultados situados lateralmente.

Posee unas extremidades largas con dedos terminados en discos adhesivos,
adaptados para trepar por la vegetación.

El color es muy variable, suele ser verde uniforme, aunque puede presentar
manchas oscuras. También existen ejemplares amarillentos, marrones o azules,
todos ellos con una línea longitudinal oscura que recorre ambos laterales del
cuerpo.

Distribución y hábitat

Se halla presente en buena parte de Europa central, llegando hasta Suecia y el
mar Caspio.

En Castilla-La Mancha se encuentra distribuida por el Valle del Tiétar, Montes
de Toledo, la mitad occidental de Ciudad Real, puntos aislados en Albacete y
determinadas zonas en Cuenca y Guadalajara.

Requiere medios con humedad y buena cobertura vegetal como juncales,
zarzales o carrizales, cercanos normalmente a puntos permanente de agua
como ríos y lagunas.

Estado de conservación

Es una especie que está en regresión, principalmente debido a la destrucción y
contaminación de los puntos de reproducción y de la cobertura vegetal que
rodea a estas zonas, quedando poblaciones muy aisladas.

Grado de Protección

Catálogo Regional de Especies Amenazadas: De Interés Especial.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: De Interés Especial.
Directiva Hábitats: Anexo IV.
Categoría Mundial UICN: No Catalogada.


· Salamandra común

Salamandra salamandra (Linnaeus, 1758)

Descripción

Es un Urodelo que puede alcanzar hasta los 25 cm de longitud total. Tiene una
cabeza grande, aplanada con glándulas paratoideas patentes y de hocico
redondeado.

Cuerpo grueso y cola de sección redondeada, piel lisa y brillante. Posee un color
de fondo negro, con líneas o manchas amarillas muy variables, en ocasiones
con manchas rojizas.

Distribución y hábitat

Especie que se distribuye por buena parte de Europa, desde el Atlántico hasta
Ucrania, los Países Balcánicos y Grecia, también presente en Asia Menor.

En Castilla-La Mancha se encuentra presente en las estribaciones de la Sierra
de Gredos, en Montes de Toledo y en Sierra Morena.

Es una especie que busca zonas húmedas y sombrías con precipitaciones
abundantes y asociada a bosques caducifolios

Estado de conservación

La Salamandra común ha sufrido una notable regresión en los últimos años,
principalmente debido a la destrucción del hábitat en el que vive y de sus
puntos de reproducción tanto naturales como artificiales, debido a la presión
urbanística y a la introducción en las charcas donde se reproduce, de especies
alóctonas de peces.

Grado de Protección

Catálogo Regional de Especies Amenazadas: No Catalogada.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: No Catalogada.
Directiva Hábitats: No Catalogada.
Categoría Mundial UICN: No Catalogada.


· Comadreja

Mustela nivalis (Linnaeus, 1766)

Descripción

Se trata del Mustélido de menor tamaño de la Península Ibérica y no por ello,
menos eficaz depredador, alcanzando de peso máximo, hasta 160 gr.

Carnívoro de rostro muy corto y orejas muy pequeñas y redondeadas. Cuerpo
alargado y esbelto, extremidades cortas. Parte superior de color pardo-rojizo
más o menos claro, mientras que la parte inferior es blanca.

Distribución y hábitat

Se encuentra presente en el Norte de África, en Norteamérica, Asia Central y
Septentrional y en prácticamente toda Europa.
Especie muy extendida por todos los ecosistemas, estando presente en el
bosque mediterráneo, en campos de cultivo, bosques de ribera, etc.

Estado de conservación

Dado su carácter esquivo y su facilidad para pasar inadvertida, es difícil
establecer el estado de sus poblaciones, pero parece claro que es menos
abundante he incluso ha desaparecido de determinadas zonas en las que la
presión antrópica se ha intensificado.

Sufre la pérdida de hábitat y la persecución directa por parte del hombre, por la
creencia infundada de que termina con las piezas de caza menor.

Grado de Protección

Catálogo Regional de Especies Amenazadas: De Interés Especial.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: No Catalogada.
Directiva Hábitats: No Catalogada.
Categoría Mundial UICN: No Catalogada.


· Gran capricornio de la encina

Cerambyx cerdo (Linnaeus, 1758)

Descripción

El capricornio o longicornio de la encina es uno de los mayores coleópteros de
la Península Ibérica, alcanzando hasta los 5 cm de longitud sin contar sus
largas antenas, más largas que la longitud del cuerpo en el macho y menores
en el caso de la hembra.

El cuerpo posee un color marrón oscuro que se va aclarando hacia su extremo
posterior.

Distribución y hábitat

Se distribuye por la Península Ibérica y buena parte de Europa, en zonas donde
existan bosques de encinas, alcornoques y robles.

Es una especie fitófaga, es decir, se alimenta de materia vegetal,
principalmente de encinas y alcornoques, atacando tan solo a pies enfermos o
decrépitos, eliminando la madera muerta del monte y cuando aparece en
grandes cantidades es debido a una mala gestión del encinar o alcornocal.

Estado de conservación

Se trata de una especie de cerambícido protegida a nivel europeo, ya que se
encuentra en clara regresión en toda su zona de distribución, habiendo
desaparecido de muchas zonas donde era común, principalmente debido a la
destrucción del bosque que constituye su hábitat o de la eliminación de éstos,
de la madera en descomposición y de los árboles enfermos.

Grado de Protección

Catálogo Regional de Especies Amenazadas: No Catalogada.
Catálogo Nacional de Especies Amenazadas: No Catalogada.
Directiva Hábitats: Anexo II.
Categoría Mundial UICN: Vulnerable.


LISTADO DE INVERTEBRADOS PROTEGIDOS EN CASTILLA-LA MANCHA

"EN PELIGRO DE EXTINCION" (0)

"VULNERABLES"(1)

CRUSTACEOS (1)
Cangrejo de río autóctono (Austropotamobius pallipes).

"DE INTERES ESPECIAL" (55)

GASTEROPODOS ACUATICOS (2)
Neohoratia fezi
Pseudamnicola (Corrosella) falkneri

BIVALVOS (3)
Sphaerium corneum
Unio pictorum
Potomida littoralis

GASTEROPODOS TERRESTRES (4)
Chondrina farinesii farinesii
Granaria braunii
Candidula camporroblensis
Iberus guiraoanus

CRUSTACEOS (5)
Branchinecta orientalis (cervantesi)
Branchinella spinosa
Branchinectella media
Triops cancriformis
Gammarus ibericus

ODONATOS (3)
Coenagrion mercuriale
Coenagrion caerulescens
Onycogomphus uncatus

ORTOPTEROS (5)
Saga pedo
Navasius sulcatus
Arcyptera microptera
Eugryllodes carrascoi
Steropleurus ortegai

DICTIOPTEROS (1)
Apteromantis aptera

COLEOPTEROS (10)
Lucanus cervus (Ciervo volante)
Buprestis splendens
Carabus lusitanicus
Broscus uhagoni
Poecilus zaballosi
Cephalosphodrus seguranus
Zabrus castroi
Zabrus theveneti
Cicindella circumdata
Cicindella hispanica

NEUROPTEROS (6)
Deleproctophylla dusmeti
Bubopsis agrioides
Palpares libelluloides
Nemoptera bipennis
Mantispa perla
Perlamantispa icterica

LEPIDOPTEROS (16)
Agrodiaetus fabressei
Artogeia ergane
Chazara prieuri
Erebia epistygne
Erebia zapateri
Euphydryas aurinia
Graellsia isabelae
Iolana iolas
Lysandra coelestissima
Maculinea arion
Nymphalis antiopa
Parnassius apollo
Plebejus pylaon
Proserpinus proserpina
Zygaena ignifera
Zygaena carniolica