Eurodiputados visitan la zona del incendio de Guadalajara

Ecologistas en Acción propone un cambio en la política forestal y de desarrollo rural, que promueve la Unión Europea, ya que se ha demostrado que las actuales líneas y directrices comunitarias no están resultando eficaces para combatir ni las causas ni las consecuencias del despoblamiento rural y las catástrofes, como son los grandes incendios forestales.

El informe "Catástrofes naturales en determinados Estados miembros", elaborado por la Dirección General de Políticas Interiores de la Unión, a través de la sección Agricultura y Desarrollo Rural, reconoce fallos e insta a cambios sustanciales que eviten el abandono y despoblamiento rural. Asimismo, reconoce graves deficiencias en las politícas de prevención y extinción de incendios, aplicadas por los estados miembros, especialmete, en España y Portugal. Estas afirmaciones comparte plenamente nuestra organización.

Respecto al incendio de Guadalajara, Ecologistas en Acción ha trasladado a cada uno de los representantes del Parlamento Europeo, que se haga un especial esfuerzo en esclarecer las causas del incendio de Riba de Saelices (julio 2005), se depuren todas las responsabilidades administrativas y penales y se haga justicia con los familiares de las víctimas. También hemos solicitado nuestra intervención en el Parlamento Europeo. Además, hemos pedido a los eurodiputados, que reclamen al gobierno regional de Castilla-La Mancha y al Gobierno Central, que inicien un debate público, abierto a todos los agentes sociales, a nivel regional y a nivel estatal, similar al que está realizando la Unión Europea.

Solicitamos que se inste a las autoridades españolas, un giro en la politica forestal donde primen las medidas preventivas, la concienciación de la ciudadanía, la profesionalización del personal encargado de la extinción, incluido el cuerpo técnico, y se establezcan los medios adecuados para paliar los daños sociales, ambientales y económicos, causados por estas catástrofes. Proponemos que la posible llegada de fondos europeos, requieran un control y vigilancia exahustivo por parte de la UE, para que no supongan impactos negativos en el medio ni supongan el fracaso de las actuaciones, como por ejemplo, la restauración llevada a cabo tras el incendio de Pareja (Guadalajara) en el año 2002, donde un millón de euros procedentes de la Unión Europea no han conseguido recuperar la zona de actuación.

Consideramos que el ejemplo que esta dando la Unión Europea, al reunirse y escuchar a los agentes sociales de esta provincia, debería servir para que el Gobierno de Castilla-La Mancha se planteará abrir un debate general donde tenga cabida toda opinión y consideración.