El Avance del PGOU es una farsa

El Avance del PGOU, actualmente en exposición pública, no puede por menos que calificarse como una farsa y un gran engaño. De cara a facilitar a los especuladores , sin duda, la obtención de los suelos al más bajo precio posible, obvia proyectos ya diseñados , que todos sabemos que se están gestando. En concreto los de nuevos campos de golf y urbanizaciones anexas en la zona de Munive y Pago de Miraflores. Se alía así una vez más, el equipo de gobierno del PP-AS, con los que intentan enriquecerse a costa del pueblo de Sanlúcar y engañan a los propietarios de los viñedos de esa zona, que al ver como en el Avance sus parcelas siguen siendo no urbanizables podrán acceder a venderlas a un precio significativamente más bajo, como de hecho ya está ocurriendo, a los promotores o intermediarios de tales proyectos. Luego, vía convenio urbanístico, para la Aprobación Inicial, la próxima fase de la revisión del Plan, de seguro recalificarlos a urbanizables. Un negocio seguro para unos cuántos. Parece que no se aprende del engaño del Proyecto de Hohenlohe, ni se tiene en cuenta la falta de agua para el riego de tales instalaciones.

Este Avance, también merece el rechazo de Ecologistas en Acción por consolidar un modelo extensivo de ciudad, que hará un “todo urbano” entre La Jara y Bonanza, superando incluso lo previsto en el PGOU vigente. Una ciudad que agravará aún más la dispersión que ya actualmente tiene, que cuadruplica la media del porcentaje de viviendas diseminadas de Andalucía: 2,7% frente a los 11% que presenta Sanlúcar. Una ciudad así, que no para de extenderse por el territorio y donde la disciplina urbanística brilla por su ausencia, es totalmente insostenible y antiecológica, por mucho que en el Avance se haga referencias a la sostenibilidad y al respeto del medioambiente. Potenciará el uso del vehículo privado, agravando los problemas de tráfico, ruidos y emisiones a la atmósfera, que en nada contribuirán al cumplimiento del Protocolo de Kioto en el que nuestro país y todos estamos comprometidos.

Disparará los consumos de agua y encarecerá la prestación de servicios básicos, como los de la recogida de basuras, que no podrán costearse más que con subidas constantes de sus tasas.

Desde Ecologístas en Acción y en coordinación con otros colectivos sociales, presentaremos alegaciones, reclamando una revisión profunda del modelo de ciudad expansiva e insostenible dominante. Optando por un modelo de ciudad mediterránea, más compactada y en mosaico, donde puedan coexistir lo agrícola y lo urbano y donde se potencie y facilite el uso de la bicicleta como vehículo alternativo y los transportes públicos, en detrimento del automóvil y las motos.

Se incluyan ordenanzas reguladoras del ruido y para el uso y promoción de las energías renovables, principalmente la solar, se ordene las antenas de telefonía móvil, para que se instalen en las afuera del casco urbano; y se proteja nuestro territorio y nuestro patrimonio natural y monumental; se respete nuestra tipología de edificación y se destierre tanta piqueta y especulación como la que ahora nos invade.