Campo de golf en Puertollano

El Pleno del Ayuntamiento de Puertollano aprobó por mayoría el Plan de Actuación Urbanística “Puerta de Alcudia”, que incluye la construcción de un campo de golf a las afueras de la ciudad.

Ecologistas en Acción del Valle de Alcudia queremos manifestar públicamente nuestra postura radicalmente contraria a esta instalación.

Con la aprobación de este P.A.U., el Equipo de Gobierno Municipal da el primer paso para la construcción de un campo de golf en una zona en la que la escasez de agua puede ser dramática en poco tiempo.

Los campos de golf son instalaciones sumamente derrochadoras de agua, y no vale argumentar la absurda excusa de que se regará con agua depurada. Si tanta agua depurada se va a tener con la construcción de la urbanización aledaña, se debería utilizar en otros menesteres mucho más necesarios, como regar los jardines de la ciudad, o aportar una parte para que el río Ojailén recupere algo de caudal.

Los campos de golf, en España, son un instrumento de destrucción de la naturaleza y de depredación de recursos naturales escasos como el agua. Por más que los defensores de esta práctica adornen su actividad, la realidad es que las alteraciones provocadas por la construcción y puesta en funcionamiento de este tipo de instalaciones son de envergadura.

Desde el punto de vista social, la práctica del golf está circunscrita preferentemente a las clases económicamente adineradas, tratándose pues de una actividad deportiva elitista. Recordemos que, recientemente, el Ayuntamiento rechazaba la propuesta del Club de Waterpolo de Puertollano, en la que se pedía adaptar la profundidad de la nueva piscina cubierta para la práctica de este deporte. La respuesta del Equipo de Gobierno fue NO, porque “el waterpolo era un deporte elitista”. Es curioso: a este Equipo de Gobierno no le parece elitista el golf y sí el waterpolo.

El problema más importante de los campos de golf en la mitad Sur de España es que se copia literalmente el modelo de países del norte, países tan lluviosos como Gran Bretaña. El mayor problema es, sin lugar a dudas, el desmesurado consumo de agua que éstos tienen. Se calcula que por cada hectárea y año, el agua necesaria para mantener en óptimas condiciones un campo de golf es de 15.000 m3. Esto es, para nosotros, un despilfarro intolerable, máxime cuando además, estamos asistiendo a una “guerra” entre regiones por el reparto de este recurso tan escaso.

Si tenemos en cuenta que 2/3 de la extensión del Estado español se corresponden con el dominio de un clima Mediterráneo seco, el dispendio de agua que se efectúa en los campos de golf es a todas luces irresponsable, insistimos, ya sea agua potable o agua depurada, ya que ésta última se puede aprovechar para el riego de jardines urbanos, para el mantenimiento del caudal ecológico de los ríos e incluso, para la agricultura.

Al abuso del agua hay que añadir otros problemas como el uso masivo de herbicidas, insecticidas, aracnicidas, o el de abonos sintéticos que también acaban por contaminar las aguas subterráneas.

Un argumento más: contrasta, choca frontalmente este proyecto con la supuesta política de Desarrollo Sostenible que se intenta implantar en Puertollano. Un campo de golf al modelo inglés es INCOMPATIBLE con el Desarrollo Sostenible, máxime en una región tan seca como la nuestra. ¿Por qué no se plantean un campo de golf con el suelo de césped artificial, o de tierra batida como en el tenis?

Por todos estos argumentos, desde Ecologistas en Acción del Valle de Alcudia solicitamos al Gobierno de Puertollano que recapacite, y que rechace éste y cualquier otro proyecto de construir campos de golf en su término municipal.

Por último, si tanta agua se va a poder depurar de la urbanización Puerta de Alcudia lanzamos al Equipo de Gobierno Municipal una serie de propuestas alternativas para su utilización más racional:
- Riego de jardines urbanos y periurbanos.
- Mantenimiento del caudal ecológico del Río Ojailén.
- Ofertarla a los agricultores de Puertollano que, a buen seguro, le darían un rendimiento económico y también en puestos de trabajo.
- Riego de los jardines del Poblado, para que recobren un esplendor perdido.
- Por último, seguro que a la refinería o a otras empresas de esta ciudad también le vendría bien un aumento en su caudal de agua disponible.