Inoperancia e irregularidades en la Delegación de Medio Ambiente de Toledo

Toledo es una de las provincias españolas donde la problemática de venenos es más grave y acuciante, tanto por los casos que se suceden como por el valor de las especies y espacios que se ven afectados. Por ofrecer un dato ilustrativo cabe citar que desde 1995 se han hallado en Toledo al menos 55 Buitres negros y 16 Águilas imperiales envenenadas, trece y nueve, respectivamente, en los dos últimos años. Lo que implica que Toledo sea la provincia española donde más envenenamientos se han producido recientemente de estas dos especies amenazadas. Y esto es sólo la punta de iceberg de un problema que se mantiene y agudiza por las principales comarcas cinegéticas de la provincia.

Frente a este gravísimo problema ambiental ha quedado una y otra vez patente la inoperancia de la Delegación de Medio Ambiente en materia de lucha contra el veneno. Los datos son contundentes, mientras en otras provincias, siguiendo las directrices del Plan Regional de Lucha contra el Uso de Cebos Envenenados, se avanza en la tramitación de sanciones y suspensiones de actividad cinegética; en Toledo, en lo actuado desde la Delegación hay que significar situaciones tan graves como las siguientes:

-  No se ha impuesto nunca ni una sola sanción por uso ilegal de cebos envenenados.
-  No se ha suspendido la actividad cinegética por uso de venenos (o por uso de otras artes ilegales o por vallados ilegales) ni de forma cautelar ni como medida recuperadora.
-  Han desaparecido expedientes de casos de veneno de años enteros, así como documentación que se ha trasladado oficialmente. Lo que ha dado lugar a que no se hayan podido incoar o caduquen numerosos expedientes sancionadores.
Pero a estos hechos, en los que cabe hablar de una responsabilidad compartida de los sucesivos titulares del medio ambiente provincial, hay que añadir ahora nuevas situaciones que nos llevan a pensar que la actual dirección de la Delegación de Medio Ambiente tampoco tiene la intención de hacerse cargo de sus responsabilidades y de llevar a la práctica el Plan Regional de Lucha contra el Uso de Cebos Envenenados. En los dos últimos años apenas se ha mejorado en nada la actuación de la Delegación en esta materia y además se ha constatado lo siguiente:
-  De los casos en los que se ha abierto expediente en 2005, en ninguno de ellos se ha planteado la suspensión de la actividad cinegética. Tampoco se hizo nada a este respecto con los casos de los que tenemos noticias del 2004. Y todo ello a pesar de que ha habido sucesos gravísimos (como los de Santa Cruz de Retamar, Pulgar o Ventas con Peña Aguilera) en los que bien la Consejería bien la Delegación o bien ambos anunciaron públicamente que se iba a actuar de forma ejemplar.
-  En el único caso habido en Toledo con condena firme por uso de venenos y muerte de un buitre negro, sucedido en Cobisa, se han ido demorando las actuaciones administrativas posteriores a la sentencia de tal manera que, aunque el Consejo Provincial de Caza informó favorablemente la suspensión del acotado, el Delegado ha decidido no adoptar ningún tipo de medida en este coto.
-  Por último, señalar que en casos en las que podía haber otros elementos de denuncia con gravedad similar al uso de venenos, por ejemplo, por uso ilegal de cepos o lazos o por instalación de vallados ilegales en áreas críticas; la tramitación de los expedientes sancionadores han sido casi siempre extraordinariamente benévolos con el infractor. Por ejemplo, en el caso de Pulgar, donde además de venenos aparecieron lazos, el expediente por lazos se ha resuelto con una celeridad inusitada y con una multa simbólica.

Ante este cúmulo de situaciones que denunciamos y que entendemos ponen de manifiesto un funcionamiento muy precario, y unas actuaciones que en varios casos caben calificarse de irregulares, Ecologistas en Acción y WWF/Adena se han dirigido al Consejero de Medio Ambiente para solicitarle encarecidamente que actúe para que en Toledo se ponga en práctica el Plan Regional de Lucha contra el Uso de Cebos Envenenados como en el resto de provincias y se apliquen las normativas de protección de la naturaleza y gestión de la caza.