El Ayuntamiento de Albacete elimina 4 olmos protegidos

Las obras que se están realizando junto al Canal de Mª Cristina para colocar un gran colector de aguas residuales de las nuevas urbanizaciones de la zona norte se han cobrado las primeras víctimas de lo poco que queda de nuestro patrimonio natural: los olmos centenarios del antiguo camino del cementerio y de la desaparecida vía del ferrocarril, protegidos por la Ordenanza Municipal y cuidados por el Servicio de Medio Ambiente, son de los pocos que en España se salvaron de morir por la enfermedad de la grafiosis. Ahora el designio de la Concejalía de Urbanismo y la desidia de la Concejalía de Medio Ambiente han permitido que cuatro olmos centenarios hayan sido talados, y algunos más se encuentren en similar riesgo.

Al ya tradicional abandono estético de estos ejemplares, que se encuentran rodeados de basura, se une que la tierra excavada de la zanja ha semienterrado algún otro olmo, y que uno de los mayores ejemplares está rodeado sin ninguna consideración de tubos del colector y del cartel de obras de Lubasa, que parece otorgarle su propiedad.

El alto valor natural de estos árboles hizo que fueran expresamente protegidos en la Ordenanza Municipal de Medio Ambiente y su valoración económica por la propia Ordenanza puede estimarse (ya que no se ha podido medir el diámetro de dichos ejemplares) entre 3.000 y 5.000 € cada uno. Pero algunos de ellos han tenido la fatal suerte de encontrarse en el camino de la recta línea que algún ingeniero trazó junto al Canal de María Cristina, para enterrar el nuevo colector que evacuará las aguas residuales de las nuevas urbanizaciones de la zona norte de Albacete (Carretera de Madrid hasta la Fiesta del Árbol e Imaginalia). Tan grave sería que nuestros planificadores urbanísticos no hayan preguntado a Medio Ambiente por el valor de esos árboles, y que la Concejalía de Medio Ambiente desconozca los efectos ambientales de las nuevas obras, como que sí se haya pedido su tala, y Medio Ambiente la haya autorizado.

¿Podía el colector haber tenido otro recorrido que salvara los olmos? Claro que sí. Bastaba con desviarlo unos metros. ¿Por qué no se ha hecho? Seguramente, porque supondría perder metros cuadrados para nuevas edificaciones, al quedar más ancha la calle.

Por tratarse de nuestro patrimonio natural, este hecho es tan grave como que unas obras municipales destruyeran un edificio protegido. ¿Se imaginan el escándalo que se produciría?. Pero, realmente el valor que nuestros gobernantes dicen darle al medio ambiente y su pasión por la “sostenibilidad”, queda en palabras huecas.

Queremos a estos árboles

Desde Ecologistas en Acción pedimos al Foro de la Participación y a todos los colectivos ciudadanos exijan que el Gobierno Municipal evite que el crecimiento urbanístico y el desarrollo económico de Albacete se haga a costa de la liquidación del escaso patrimonio vegetal que aún nos queda. Es necesario proteger totalmente los olmos centenarios que aún sobreviven y mejorar su estado de conservación y su entorno (rodeados de escombros, compactación del suelo alrededor de ellos,...), diseñando las nuevas urbanizaciones en función de estos árboles, y no al revés. Asimismo, exigimos al Ayuntamiento abrir una investigación interna para averiguar cómo se ha llegado a este despropósito, y depurar las responsabilidades que procedan por el arranque de cuatro de estos grandes olmos y a modificar si es necesario el trazado del colector para evitar la pérdida de los restantes olmos del Canal de María Cristina.




Visitantes conectados: 375