Incineradora de residuos de automóvil en Carrión de los Condes

La incineradora mediante la tecnología de plasma que se pretende montar en Carrión de los Condes por la empresa Varesa perteneciente al grupo Hera Holding, fue presentada en el año 2003 en la zona minera de Teruel como solución para el desarrollo de la comarca aragonesa. Sin embargo, el proyecto aunque inicialmente fue apoyado por el Ayuntamiento de Alcorisa y el Gobierno de Aragón, posteriormente fue rechazado popular, política y técnicamente, por considerarse peligroso para el desarrollo de la zona y la salud de los vecinos y tachado de chapuza por algunos sectores de la sociedad.

El actual proyecto pretende incinerar-valorizar 40.000 Tn anuales de residuos, de los que un 60% de residuos tóxicos y peligrosos procedentes del automóvil, siendo el resto neumáticos, de los que con el proceso no se reducirá ni reciclará ningún material, ya que el promotor reconoce en el proyecto que entre los materiales obtenidos después del proceso se generan igualmente 40.000 Tn de residuos.

El proyecto salió a información pública en verano, y el grupo ecologista presentó alegaciones, pues se pudo determinar que lo presentado, no tiene ningún sentido de racionalidad, además de no cumplir la normativa ambiental que se exige, lo cual dice muy poco de la profesionalidad de la empresa que presenta este proyecto y del equipo que realizó la evaluación de impacto ambiental para la empresa.

Entre los motivos por los que Ecologistas en Acción se opone al proyecto, destaca:

No está justificada la incineración-valorización: Los neumáticos y otros residuos expuestos SON RECICLABLES, con lo que no es necesario valorizarlos. Existe una planta en Guardo que se dedica al reciclado de neumáticos.

Entre los posibles usos de los materiales reciclados procedentes de los Neumáticos Fuera de Uso (NFUs) están los siguientes: NFUs troceados y granulados [granza]: Para pistas deportivas, vías, revestimientos de pavimentos, aditivos para asfaltos, moquetas, calzado, frenos, muros anti-ruido, fabricación de nuevos neumáticos y de otros componentes del automóvil, edificios agrícolas, material deportivo, etc.

Neumáticos enteros: Para arrecifes artificiales, puertos, obras de estabilización y refuerzo de taludes, muros de contención, campos de golf, etc

La empresa Ecoprotec situada en Mayorga pretende reciclar neumáticos para crear a través de ellos guardarrailes, quitamiedos para las carreteras, creando un producto mucho más seguro, que los actuales y que ayudará por tanto a salvar vidas humanas, sin embargo, esta empresa no ha recibido hasta el día de hoy ningún apoyo institucional que está recibiendo una industria sucia como la de Carrión de los Condes.

Respecto al resto de Residuos la Ley manda reutilizar y reciclar el 80% de los vehículos fuera de uso, con lo que por lo tanto la inmensa de mayoría de los residuos se tienen que reutilizar y reciclar y no valorizar-incinerar.

En conclusión existen opciones de reciclado y regeneración de estos productos, por tanto no tiene sentido y normativamente excluye su valorización tal y como se pretende en Carrión de los Condes.

La peligrosidad de la incineración de residuos por plasma. Muchos partidarios dicen que no se trata de incineración y no generan productos peligrosos como dioxinas. Sin embargo, nunca ha existido información detallada que lo demuestre en sistemas a escala real. De hecho, los datos de sistemas a escala real han demostrado que en ellos se forman dioxinas, furanos y otros productos de combustión incompleta que desencadenan procesos cancerígenos.

Pero junto a ello hay que destacar la peligrosidad de esta instalación, que trabaja a altas temperaturas más de 3.000 ºC, y que es muy difícil conseguir fuera de pequeña escala (laboratorio) y con residuos heterogeneos como los que se presentan en el proyecto. Pero además hace muy costoso su mantenimiento y que pone en peligro cualquier incidencia en la instalación las poblaciones de Carrión de los Condes y San Mamés de Campos que distan menos de 2 km cada una y que según la normativa aplicable no permitiría la instalación de esta actividad.

Enorme consumo de energía. Este proyecto consume solo para ponerse en funcionamiento (según proyecto) cerca de 20 MW, es decir 1,5 veces más de lo que consume toda la provincia de Palencia en iluminación, por tanto se consume más energía de lo costaron energéticamente producir estos productos y aunque el promotor dice que se recupera energía es mucho más que dudoso, mucho más, por tanto “es como si queremos matar moscas a cañonazos”, se haría a costa de un despilfarro energético.

Este proyecto quiere que nos comamos los residuos de los demás: Castilla y León no tiene la capacidad suficiente de generación de residuos que requiere el proyecto. Además en el proyecto reconoce que no se pretende gestionar solo residuos de Castilla y León, sino que su objetivo es incinerar también residuos de otras regiones más avanzadas y con gran cantidad de industria manufacturera y puestos de trabajo.

Este proyecto es una espina más de la avalancha de proyectos relacionados con la eliminación de residuos que está sufriendo la provincia de Palencia en los últimos años, no existiendo otra provincia en toda España que tenga en la actualidad en tramitación 11 proyectos relacionados con la gestión de residuos industriales.

Instalaciones de este tipo no mejoran el desarrollo de una localidad, sino el de otras más distantes. Una planta de este tipo, crea pocos puestos de trabajo, pero lo peor es que desaloja otro tipo de desarrollo. Junto a este tipo de industrias, solo se ponen otras tan sucias, ponen en peligro las empresas relacionadas con la alimentación, la agricultura, la hostelería, el turismo.