Preocupación por la caza de las palomas cimarronas residentes

La Paloma Cimarrona, especie resultado de la domesticación y la mezcla con especies silvestres de su misma familia, constituye un severo problema para la conservación del Patrimonio Histórico de la ciudad de Toledo y un importante foco de molestias para su vecindad.

Éste es un problema del que nuestra organización es plenamente consciente y para el que siempre hemos intentado buscar una solución efectiva, conduciéndonos siempre por las sendas de la cordura, la legalidad y la eficacia en el empleo de los diversos métodos -más o menos peregrinos- que desde el consistorio toledano se han venido propugnando en la última legislatura para hartazgo -por su ineficacia- de la opinión de nuestros ciudadanos.

Al haber conocido a través de diferentes medios de comunicación que el Ayuntamiento de Toledo ha anunciado la posesión de autorización concedida por parte de la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural en la provincia de Toledo para la caza de la especie en los comederos que presumiblemente tiene en los cotos circundantes a la ciudad, hemos creído oportuno clarificar algunos aspectos para que el ciudadano no se sienta engañado o en todo caso desinformado.

1º.- El Ayuntamiento de Toledo no tiene autorización de la Delegación Provincial de Medio Ambiente en Toledo para que los titulares de los cotos ejerzan el derecho al uso de la caza en los cotos del término con la finalidad de controlar la superpoblación de esta especie. Son los propios titulares de los cotos de caza los únicos ostentadores de la potestad de solicitar, como una medida excepcional, dicha autorización a la Delegación Provincial, y ésta, a su vez, concederla en los términos que marcan tanto las Leyes de Caza y Conservación de la Naturaleza en Castilla - La Mancha, como la orden de vedas, todas ellas vigentes y aplicables en la provincia de Toledo y el término municipal de su capital.

2º.- Nuestra organización se opone rotundamente al hecho de que la temporada de caza 2005-2006, cuyo período hábil para la caza menor finalizó el pasado 8 de febrero (31 de enero para los terrenos de aprovechamiento común), según Orden 27/05/2005, por la que se fijan los períodos hábiles de caza y las vedas especiales en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha para la temporada cinegética 2005/2006, se vea ampliada - por lo que sabemos de forma indefinida - con la finalidad de solventar esta problemática. De no hacerse de este modo, al cazarse en plena primavera, estaríamos infringiendo las normas anteriormente citadas e interfiriendo sensiblemente en el período reproductor de otras especies cinegéticas e incluso de especies protegidas como el Águila Imperial, el Águila Perdicera, el Azor, el Búho Real, y muchas otras.

4º.- Estas autorizaciones, que tendrían un carácter excepcional, deben ir avaladas por los oportunos informes técnicos de la Delegación Provincial de Medio Ambiente de Toledo que justifiquen la viabilidad y funcionalidad de las medidas adoptadas, así como las prescripciones que sirvan de garante para la seguridad (de la salud pública, física de las personas y de las especies protegidas) de su puesta en práctica. Estos informes debieran incluir un estudio detallado de la dispersión de la especie en el término de Toledo y localidades limítrofes (es sencillo hacerlo mediante el empleo de marcas alares y o mediante el radioseguimiento tras el marcaje de unos pocos individuos con radioemisores).

5º.- Ante la autorización de esta medida excepcional, se corre el riesgo de que las piezas cobradas sean consumidas tras su muerte y captura, con los riesgos aparejados para la salud pública que pudieran derivarse de una población residente en un medio altamente contaminado (como es el medio urbano) y susceptible de padecer diversas enfermedades que afectan a la especie.

6º.- La circunstancia anterior (a pesar de que las palomas cimarronas no sean migratorias), unida a la delicada y aún desconocida evolución inminente de la situación relativa a la propagación de la gripe aviar en Europa, hacen recomendable la adopción de medidas encaminadas al control de cualquier actividad relacionada con el manejo de avifauna. Estas palomas son susceptibles de entrar en contacto con potenciales animales infectados de su familia y de otros taxones distintos en los lugares donde tienen ubicados sus comederos, con lo cual entendemos que tampoco es éste el método más adecuado para el control de la población de palomas de Toledo en condiciones controladas de seguridad para la salud de las personas. Las capturas, entendemos, debieran efectuarse por parte de personal especializado, en época hábil y mediante métodos similares al trampeo con redes de cañón en los comederos y posterior eutanasia e incineración de los animales capturados.

7º.- Al considerar que en Castilla - La Mancha se están vedando terrenos para asegurar la integridad física de las personas que se desenvuelven en el medio rural, esta medida no parece mostrarse muy acorde con dicha tendencia. Máxime cuando debemos tener en cuenta que el término municipal de Toledo es un medio altamente antropizado y con una densidad de población sensiblemente superior a la del resto de los términos municipales de la provincia.

8º.- La solución al problema pasa en primer lugar por actualizar el conocimiento de su dispersión territorial y de la situación poblacional (censos, seguimiento de los desplazamientos, localización de comederos naturales, etc.) de la especie residente en la ciudad de Toledo y por la implementación de un conjunto de medidas complementarias - todas ellas necesarias - entre las que se encuentra el incremento en la dotación presupuestaria para la captura y estudios, la disposición de medios y/o mecanismos disuasorios en los edificios, los arreglos de tejados y el tapado de huecos en los muros de los edificios, etc.

En términos similares hemos remitido comunicación a la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural en Toledo solicitando además los siguientes puntos:

I.- Que ante la presumible e inminente presentación de solicitudes relativas a las anteriormente aludidas autorizaciones por parte de los titulares de los cotos de caza del término municipal de Toledo, la Delegación Provincial de Medio Ambiente en Toledo elabore, previamente, los correspondientes informes técnicos que justifiquen la viabilidad (siempre bajo la estricta vigilancia de las capturas por parte del cuerpo de Agentes Medioambientales por cuanto se considera en los puntos 3 y 4) y eficacia del empleo de este método para la solución de la problemática asociada a la proliferación de la población de Paloma Cimarrona en la ciudad de Toledo.

II.- Que en aras de garantizar la efectividad de la medida y previamente a la concesión de autorizaciones sea elaborado un estudio técnico sobre la dispersión de la Paloma Cimarrona en el término municipal de Toledo así como en los términos limítrofes (Bargas, Albarreal de Tajo, Guadamur, Olías del Rey, etc.) con la finalidad de ajustar la medida excepcional solamente a los terrenos donde vaya a ser realmente efectiva.

III.- Que en todo caso, dichas autorizaciones queden restringidas conforme a los períodos hábiles para la caza menor recogidos en las órdenes de vedas 2005-2006 y 2006-2007.