Absueltos ecologistas acusados de injuriar al Ayuntamiento

El Magistrado-Juez del Juzgado nº Uno de Cádiz, D. Juan Sebastián Coloma, ha dictado sentencia absolutoria de los cuatro miembros de Ecologistas en Acción acusados de un delito de injurias por APEMSA, la empresa municipal de aguas de El Puerto. Esta empresa, cuyo presidente es el alcalde Hernán Díaz, se querelló contra los ecologistas por hacer públicas unas analíticas realizadas por la Consejería de Medio Ambiente que ponían en evidencia el mal funcionamiento de la instalación. Al principio exigían una indemnización de 150.000 €, que fueron rebajando hasta los 12.000 € y una multa a cada uno de 7.300 €. Los responsables de APEMSA intentaron incluso que se les embargaran los sueldos y bienes de los cuatro ecologistas.

La sentencia es contundente: no ha habido delito de injurias. Las razones jurídicas esgrimidas por el Juez son claras:

- La información aportada por Ecologistas en Acción era de interés y relevancia pública, ya que se trataba del funcionamiento de un servicio público fundamental que, además, se paga por los ciudadanos, los cual “les da derecho a conocer y exigir su funcionamiento”, y porque se trata “de una posible contaminación de un bien de interés general como es el mar”.
- Las críticas a los responsables municipales eran proporcionadas, y no existía ánimo de injuriar.
- La información era veraz.

La sentencia toma en consideración las declaraciones de testigos y peritos (responsables de las Consejerìas de Medio Ambiente y salud, cateráticos de Química, consultores medioambientales...) como prueba de que la depuradora vertía aguas a la Bahía de Cádiz con niveles de contaminación por encima de los permitidos legalmente. También incluye la Auditoría de la Cámara de Cuentas que constató que “prácticamente en ningún momento desde el comienzo del funcionamiento la depuradora se han logrado alcanzar los valores mínimo establecidos por la ley en cuanto a la depuración de aguas”. Así mismo, la sentencia destaca que, a pesar de estas pruebas, el Consejero Delegado de APEMSA, Francisco Pérez Sánchez, siguió defendiendo el buen funcionamiento de la depuradora.

La sentencia supone un varapalo a las intenciones del Ayuntamiento de El Puerto (gobernado por IP y PSOE) de machacar a una entidad ciudadana que se ha destacado por su independencia, y por su acción decidida en defensa del medio ambiente, aunque para ello haya tenido que enfrentarse a grandes y oscuros intereses económicos y políticos.

Ecologistas en Acción entiende que esta sentencia avala nuestro trabajo serio y riguroso, al comprobarse la veracidad de nuestras denuncias, dejando en muy mal lugar a los gestores de APEMSA, que ocultaron el mal funcionamiento de la depuradora, hecho que no habrían conocido los ciudadanos si no llega a ser por nuestras fundadas denuncias.

Tras esta sentencia, Hernán Díaz debe disculparse públicamente ante los ecologistas y ante los ciudadanos de El Puerto. Ante nosotros por habernos insultado reiteradamente asegurando que mentíamos y que falseábamos los datos, y ante los ciudadanos por intentar engañarlos y por haber malgastado su dinero en un proceso con la intención de desacreditar a los ecologistas a sabiendas de que nuestras denuncias eran ciertas. Así mismo, exigimos la inmediata destitución del Consejero Delegado de APEMSA, como responsable del mal funcionamiento de la depuradora y por ser el promotor de esta querella. El PSOE, y muy particularmente su secretario general y concejal de Desarrollo Sostenible, Ignacio García de Quirós, también tiene que dar explicaciones públicas sobre su apoyo a esta querella.

Ecologistas en Acción no ha solicitado a APEMSA las costas del juicio porque supondría de nuevo que los abusos de los políticos los paguen los ciudadanos, pero pedirá al Pleno del Ayuntamiento que exija a Hernán Díaz, como Presidente de APEMSA, y a Francisco Pérez, como Consejero Delegado de esta empresa, que paguen de su bolsillo los cuantiosos gastos que ha supuesto para APEMSA y para nosotros este proceso judicial.

Ecologistas en Acción quiere agradecer públicamente a todas las personas que nos han mostrado su apoyo y solidaridad durante estos cuatro años en que hemos estado sometidos a este vergonzoso proceso inquisitorial.