Rechazo a los convenios urbanísticos de Gibraleón

Ecologistas en Acción se dirigirá a las consejerías de Medio Ambiente y Urbanismo para denunciar los cuatro convenios urbanísticos que se pretenden poner en marcha en Gibraleón, aunque los promotores urbanísticos paguen el valor de los terrenos afectados según su tasación real, dado que estos convenios son incompatibles con una ordenación sostenible del territorio y no están justificados ni social ni ambientalmente. Estas urbanizaciones se instalan en segunda línea de costa e incluyen campos de golf en terrenos de alto valor ecológico, como ya alegamos hace más de dos años.

El proyecto “Golf pinos de Gibraleón” en el que se pretenden construir hoteles, campos de golf y viviendas residenciales, esta enclavado en la zona de El Rincón, ocupa montes de utilidad pública e interés social, lindando con la Reserva Natural Laguna de El Portil , declarada como zona LIC en la Red Europea Natura 2000 y catalogada por el Plan Especial del Medio Físico de la provincia de Huelva.

El segundo proyecto “Nuevo coto Galindo” en el que se pretende construir también segundas residencias y campos de golf, limita con el ecosistema forestal costero “Cañada del Corcho” catalogado como montes de utilidad pública, y está dedicado a la agricultura intensiva de regadío a la que tanta utilidad social e importancia le dan algunas instituciones políticas en otros casos .

El espacio del tercer convenio “Los salones “está situado en la cabecera del Paraje Natural Marisma del Odiel, al lado de la Marisma del Burro, en la que se concentran algunos espacios de especial relevancia en esta Reserva de la Biosfera .

El cuarto “El Judío El Pintado” impactaría sobre la ribera de la Nicoba, lugar de alto valor ecológico, y cuya desembocadura ha sido incluida también en la Red Natura 2000.

Todos estos convenios no guardan ninguna relación con el crecimiento continuo del casco urbano, tan cacareado por el actual alcalde y sus concejales, a los que ahora parece que eso ha dejado de importarles, y sí con la vocación de expansión urbanística sin control, tan extendida entre parte de la clase política de Huelva.

Ecologistas en Acción denuncia este uso político del medio ambiente a conveniencia, para operaciones políticas de “quítate tú para ponerme yo” que terminan siempre con la destrucción del medio natural al servicio del ladrillo y la especulación.




Visitantes conectados: 613