Nuevo atropello mortal de un peatón en Salamanca

¿Qué más hay que esperar para que actúe de una vez por todas el ayuntamiento de Salamanca?

Del análisis del nuevo atropello con resultado de muerte producido en nuestra ciudad, se llega a la conclusión de que concurren todas las circunstancias que vienen denunciando las organizaciones ecologistas sin que desde el Ayuntamiento de Salamanca se adopte ni una sola media que palie esta sangría. Persona mayor, mujer, atravesando un paso de peatones, calles conflictivas y reiteradamente denunciadas. ¿Qué más hay que esperar para que actúe de una vez el Ayuntamiento? ¿Y si no actúa qué podemos esperar los ciudadanos? La dimisión del Concejal Salvador Cruz.

En este nuevo atropello con resultante de muerte aunque la Concejalía de Tráfico volverá a no querer analizar las causas profundas de estos hechos no tendrá al menos la disculpa de que los implicados son ancianos que no respetan las normas de tráfico, tal y como nos viene machaconamente reiterando el Concejal.

Resulta escandalosamente reiterativo en los últimos accidentes ver cómo las víctimas mortales son personas de edad avanzada, y como desde el Ayuntamiento no se quiere entender que se trata de un colectivo con una movilidad limitada y con unas necesidades de adaptación de la accesibilidad. Frente a esta pasividad del gobierno municipal que lleva a cabo cada día una política de movilidad destinada a favorecer la circulación de coches como principal modo de transporte urbano, los perdedores hemos sido los peatones y ciclistas de nuestra ciudad, a los que además se criminaliza.

Ecologistas en Acción denuncia que el Ayuntamiento de Salamanca ha abandonado el control de la seguridad vial en aras de favorecer el tránsito rodado. Ni controles de velocidad, ni campañas de educación vial, ni agentes dedicados a hacer valer las Ordenanzas municipales de tráfico más que las relativas a la recaudación relacionadas con aparcamientos regulados y zona azul.

Ecologistas en Acción recuerda los fríos datos y hace especial incidencia a que el año 2004 fue un año negro con 7 peatones muertos, el peor desde 1998, en que se produjo el mismo número. Desde 1999 el número de peatones atropellados se incrementó en un 34 %.La Memoria de la Policía Local de Salamanca de 2004 indica que durante ese año se produjeron lesiones a 141 peatones como consecuencia de atropellos y seis fallecimientos por la misma causa. Es evidente que la tendencia creciente de los últimos años continúa y hace que aumenten lo siniestros y que las consecuencias sean más graves (debido al exceso de velocidad) alcanzando en 2004 un triste récord con 7 muertos (la Policía no ha contabilizado la muerte de una mujer días después de ser atropellada) que no se daba desde 1998. En lugar de analizar las causas profundas de estos hechos desde el Ayuntamiento señalan que los implicados son ancianos que no respetan las normas de tráfico.

Según las memorias anuales de la Policía Municipal de Salamanca en los últimos seis años se produjo un aumento progresivo del número de atropellos de peatones en la ciudad, pasando de los 105 de 1999 a los 141 de 2004 (último dato facilitado), es decir un incremento de más del 34 %.

En el año 2003 fueron 3 las víctimas mortales por atropello, en 2002 fueron 4 y el año 2001 concluyó con seis peatones muertos, el peor balance desde 1998, año en que murieron siete peatones atropellados según los datos de la Policía Municipal de Salamanca.

Ecologistas en Acción se muestra cansada de la resignación de un Ayuntamiento que machaconamente señalan como cada año son más de un centenar los peatones que resultan atropellados en nuestras calles y reiteradamente tenemos que oir cómo lo justifican con unos argumentos que lejos de admitir su propia responsabilidad, criminalizan a los viandantes argumentando que incumplen las normas e "irrumpen en la calzada" fuera de los pasos de peatones.

Puede ser que esto último sea cierto, pero tan cierto como que desde el Ayuntamiento de Salamanca se supedita la comodidad y seguridad de los viandantes, que son mayoría (66 %), a los intereses de los conductores, que constituyen la minoría (23 %) según los datos de le encuesta del Plan de Movilidad. Supresión o falta de pasos de peatones; semáforos que apenas dan tiempo para cruzar incumpliendo así la Ordenanza de Accesibilidad (que obligaría a que la duración se adaptase a una velocidad de paso de 0,7 metros por segundo) o que condenan al peatón a esperar varios minutos el paso (hasta 3 minutos en la Puerta de Zamora); otros que permanecen en intermitencia ámbar para los coches mientras están en verde para los peatones con el consiguiente conflicto; tolerancia con la velocidad inadecuada de los coches en la ciudad o con el aparcamiento indebido en pasos de cebra y paradas de autobús, son síntomas de que cuando se trata de decidir la utilización del espacio urbano en Salamanca se da prioridad a los coches, que pese a ser minoría ocupan el 80 % de la superficie viaria y son responsables principales de la contaminación atmosférica y acústica en la ciudad.

La supresión de pasos es especialmente grave porque los peatones siguen cruzando por estos puntos con el consiguiente riesgo, por costumbre y porque es el camino más recto y corto. Su eliminación pretende dar "fluidez" al tráfico en detrimento del uso peatonal, tal y como ha sucedido en la reciente reforma del sentido de la circulación del entorno de la Estación de Autobuses. Se le pide al peatón que se sacrifique y se desplace varios metros buscando el paso o el semáforo que se sitúan en función de los intereses de los automovilistas. En otras ocasiones vemos calles con aceras estrechas a pesar del intenso tránsito peatonal o conflictos entre usos como en la calle Serranos que sigue abierta al tráfico, pese a existir alternativas, poniendo en peligro a los numerosos viandantes. Por todo ello los peatones muchas veces no tienen más remedio que reivindicar su espacio poniendo en riesgo su vida.

Una vez más Ecologistas en Acción exige al Ayuntamiento un Plan de mejora del tránsito peatonal dentro del Plan de Movilidad de la ciudad, que debe ponerse en marcha cuanto antes, donde se analicen y propongan soluciones a los problemas mencionados y se siga el ejemplo de muchas ciudades europeas donde se ha reducido el límite de velocidad en zonas residenciales hasta los 30 km/hora por razones de seguridad. En Salamanca en muchas vías ni siquiera se respeta el límite legal de 50 km/hora. Hay que recordar que, según datos oficiales, si un coche viajando a 65 km/hora atropella a un peatón el riesgo de que resulte herido de gravedad es de un 85 %. Cuando el coche circula a 50 km/hora este riesgo desciende al 45 % y cuando lo hace a 30 km/hora se reduce a tan solo el 5%.

El problema del tráfico y sus consecuencias sí que es un problema real de la ciudad de Salamanca y un verdadero expolio de vidas frente al que Lanzarote y compañía prefieren mirar para otro lado.

PEATONES ATROPELLADOS EN LA CIUDAD DE SALAMANCA

AÑO ATROPELLOS MUERTOS LESIONADOS
1999 105 2 119
2000 105 1 112
2001 122 6 140
2002 125 4 128
2003 135 3 138
2004 137 7 141
TOTAL 729 23 778

Fuente: Memorias anuales de la Policía Municipal de Salamanca.

Nota: La Policía Local cuenta 6 fallecimientos en 2004 porque no computa el de una mujer que murió al cabo de unos días de hospitalización.