Respaldados por 24 colectivos sociales ante la denuncia del alcalde de Valladolid

Ante la querella formulada por el Alcalde de Valladolid contra el portavoz de Ecologistas en Acción por las declaraciones públicas en las que se criticaba el reiterado incumplimiento de las leyes por parte del Alcalde de Valladolid, los ecologistas han recopilado una veintena de resoluciones judiciales desfavorables para el Ayuntamiento de Valladolid relacionadas con asuntos de interés general u organización municipal, que demuestran que la práctica de tomar decisiones administrativas al margen de los preceptos y procedimientos señalados en la legislación es habitual en el comportamiento de la máxima autoridad municipal.

Entre las disposiciones municipales anuladas o suspendidas por sentencias judiciales de los Juzgados de Valladolid, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y el Tribunal Supremo se encuentran asuntos como la destrucción de los Jardines de La Rubia, la construcción de los aparcamientos de las Plazas de España y Zorrilla, la recalificación del Edificio Duque de Lerma, la legalización de la fundición de Lingotes Especiales, la autorización de antenas de telefonía, la anulación parcial de los Presupuestos Municipales de 2003, la modificación irregular del Catálogo de puestos de trabajo del Ayuntamiento, la expulsión de las organizaciones sociales de los Consejos de Administración de ASVA y AUVASA y diversas modificaciones del Plan General de Ordenación Urbana en materia de antenas de telefonía y estacionamientos, entre otras.

En la mayor parte de estos casos, las sentencias judiciales han llegado cuando las ilegalidades puestas de manifiesto hacía años que habían sido perpetradas, siendo imposible o muy difícil la reparación de los daños causados. De esta forma, las autoridades municipales aprovechan deliberadamente la lentitud de la Justicia para imponer por la vía de los hechos consumados decisiones políticas al margen del marco legal vigente. El efecto para los ciudadanos y las instituciones es demoledor, al instaurar el “todo vale” como pauta de comportamiento público. Es esta realidad la que los ecologistas critican, en la que el protagonismo del Alcalde de Valladolid es manifiesto.

En este contexto, la querella interpuesta por el responsable municipal obedece a un nuevo intento de desviar la atención sobre su particular modo de entender la legalidad, procurando silenciar de paso a una organización ciudadana que al parecer le resulta especialmente incómoda en su crítica de las actuaciones urbanísticas y medioambientales municipales. La declaración pública objeto de querella es sólo una excusa para hacer lo que el Alcalde ya intentó, sin éxito, hace año y medio en su anterior amago de denuncia, que en aquella ocasión quedó en un simple requerimiento notarial. Para Ecologistas en Acción, la mejor respuesta a la intimidación municipal es seguir insistiendo en que es la autoridad pública la infractora, denunciando sus atropellos permanentes al derecho de todos a una ciudad y un medio ambiente mejor.

Ecologistas en Acción agradece la solidaridad recibida de las siguientes organizaciones ciudadanas:

Alternativa Universitaria
Asamblea Ciclista
Asociación de Afectados por Antenas de Telecomunicaciones
Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica
Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono-ARBA
Ateneo Republicano
Comisiones Obreras
Confederación General del Trabajo
Confederación Nacional del Trabajo
Coordinadora de Mujeres
Entrepueblos
Escuela Laica
FACUA-Consumidores en Acción
Federación de Asociaciones de Vecinos
Foro Ciudadano por la Libertad de Expresión
Fundación Triángulo
Izquierda Republicana
Izquierda Unida
JOC-E
Movimiento de Objeción de Conciencia
Partido Comunista del Pueblo Castellano
Partido Socialista Obrero Español
Sodepaz
Stop Accidentes
Unión General de Trabajadores

Más información: Ecologistas en Acción de Valladolid