El Ayuntamiento no tiene nada que inventar en relación al carril bici

Ecologistas en Acción de Salamanca calificaba en el mes de abril de 2005 como anacrónica la exclusión deliberada de cualquier alusión al carril-bici en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca. La organización ecologista realizaba esta valoración cuando terminaba el plazo para la entrega de alegaciones al mencionado Plan, un Plan al que Ecologistas en Acción solicitaba la incorporación de una red de carriles bici en esta ciudad. Junto con las alegaciones, se entregaron unas hojas de firmas de ciudadanos y ciudadanas que instaban a que el Ayuntamiento de Salamanca optase por la utilización de la bicicleta como medio de transporte en nuestra ciudad, por ser la opción de movilidad mas respetuosa con el medio ambiente y profundamente solidaria con la ciudad.

Ecologistas en Acción insta, una vez enmendada la opinión del Partido Popular de Salamanca, al Concejal Salvador Cruz a que no invente nada en relación a la ejecución de estas vías ciclistas y asuma la propuesta presentada ante el Ayuntamiento de Salamanca por el Comité de Bici Urbana Guardabarros y Ecologistas en Acción, en la que se describe de forma detallada una planificación de red de carriles bici funcionales para nuestra ciudad.

La elaboración del Plan General de Ordenación Urbana en Salamanca se trata de un documento trascendental para cualquier aglomeración urbana pues, en él se establecen las directrices básicas del tipo de ciudad que vamos a disfrutar -o más bien a sufrir- los vecinos que en ella habitamos.

A quienes de forma más menos frecuente suelen viajar a otras latitudes de Europa o de nuestro propio país, les llama poderosamente la atención el protagonismo que adquiere la bicicleta como medio habitual de transporte en ciudades como San Sebastián, Vitoria, Barcelona, Córdoba, Brujas, Ámsterdam, o cualquier otra de Francia, Italia, Alemania etc. En Salamanca el Concejal de Urbanismo nos asombraba en el mes de abril de 2005 desde su ignorancia argumentando que el Ayuntamiento “no tenía presupuesto” para implantar un sistema de carril-bici en nuestras calles. Ahora, redimido parcialmente de esta ignorancia, o enmendada la plana desde Valladolid, traduce el carril bici en montante económico, inversión por metro construido, en definitiva progreso desde su estrecho punto de mira.

Una ciudad tan pequeña como Salamanca tiene unas distancias medias ideales para promover el uso de la bicicleta como medio de transporte en detrimento del automóvil y complementada con el transporte público. Así lo han decidido decenas de ciudades europeas o del resto del Estado español. Mientras tanto nuestra ciudad alcanza unos niveles de contaminación desproporcionados en relación a su tamaño y al nivel de actividad económica o industrial. Contaminación que se traduce en la vida real en el agravamiento o aparición de enfermedades que sufren ciudadanos de carne y hueso y que podrían ser perfectamente reducidas.

Y es que, efectivamente, cuando otras ciudades ya vienen de vuelta del progreso, ediles como los salmantinos, con notoria estrechez de miras, pretendían legar a las generaciones venideras un modelo de ciudad anacrónico, inhumano e insufrible, que nos estaba convirtiendo en el hazmerreír de quienes nos visitaban desde cualquier otra latitud mucho más civilizada que la nuestra.

Ecologistas en Acción congratulándose de este inducido cambio de actitud, reitera la vigencia de la propuesta presentada en beneficio de toda la ciudad.