La Junta de Andalucía cede terrenos en vías pecuarias

Ecologistas en Acción de Cádiz rechaza que los terrenos que se desafecten de la vía pecuaria que discurre por el núcleo de Los Badalejos-Malcocinado en Medina Sidonia se cedan gratuitamente a los que ilegalmente construyeron en ella.

La decisión del nuevo Delegado Provincial de Obras Publicas y Transportes de transmitir, a través de EPSA, terrenos en 3 kilómetros de la vía pecuaria, previa desafectación, a los ocupantes, de los cuales muchos tienen las edificaciones destinadas a actividades económicas como ventas, tiendas de alimentación y otros negocios y por otro lado de las viviendas muchos de los residentes no son reales en la zona sino que tienen las parcelas como residencia de fin de semana. Estas transmisiones atentarían al principio de igualdad y de no discriminación social.

Estas actuaciones suponen además renunciar a fondos económicos inexcusables, cuando los proyectos de deslindes, amojonamiento y recuperación de vías pecuarias, la Delegación Provincial de Medio Ambiente los tiene paralizados o sin iniciar escudándose en falta de presupuesto mayor para esos trabajos.

El Reglamento de Vías Pecuarias de la Comunidad Autónoma de Andalucía, aprobado en 1998, prevé que solo de forma excepcional, previo estudio de cada supuesto, la Consejería de Medio Ambiente podrá desafectar aquellos tramos de vías pecuarias que hayan perdido los caracteres de su definición o destino.

En los usos de los terrenos desafectados prevalecerá el interés público o social, de acuerdo con lo previsto en la Ley 3/1995 de Vías Pecuarias, por lo que los terrenos que se pretenden desafectar y transmitir, únicamente en los casos de familias sin recursos y que sean su primera residencia podría entenderse que existe dicho interés.

Sin embargo en esa zona existen no solo negocios lucrativos sino viviendas de familias que ejecutan con muchos recursos sus obras de edificación y familias procedentes de otros municipios que solo residen allí en vacaciones por lo que es un atrevimiento inaceptable entender esa situación como de interés social.

Por eso, respecto a aquellos tramos de terrenos, con supuestos en que sí concurriera ese interés social, no puede pretenderse donar gratuitamente esos terrenos a sus ocupantes, que después de haber cometido actos ilegales con obras de ampliación y consolidación posteriores resulten premiados con una transmisión gratuita de suelo a diferencia del resto de la sociedad que ha de pagar por el suelo donde se compran sus viviendas.

Esta situación si la Consejería de Economía y Hacienda, que es donde se incorpora los terrenos desafectados para ser bien patrimonial de la Comunidad Autónoma de Andalucía, la aprueba sin un precio de venta justo incurrirá en discriminación con los restantes ocupantes de vías pecuarias en toda la provincia que con razón querrán tener el mismo trato.

Es imprescindible que los terrenos que sean desafectados, ajustándose plenamente al ordenamiento -en razón de ser terrenos calificado como urbanos antes de la entrada en vigor del Reglamento- sean transmitidos a sus ocupantes por un precio próximo al de mercado y con esos fondos deslindar y recuperar las innumerables vías pecuarias que siguen usurpadas.