Cobre las Cruces incumple de nuevo sus compromisos

Ecologistas en Acción ha denunciado ante Tráfico y ante la Consejería de Obras Públicas y Transportes las actuaciones de modificación que la empresa “Cobre las Cruces” está llevando a cabo en la carretera de Gerena que nada tiene que ver con lo establecido en el Estudio de Impacto Ambiental que posibilitó la concesión minera.

La empresa “Cobre las Cruces” quiere solventar el tránsito entre los dos sectores de la futura mina a través de la carretera de Gerena mediante señalización de aviso del paso a nivel que forman los accesos de la Mina con la carretera.

Sin embargo, la empresa se comprometía en el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto Minero a la construcción de una rotonda para minimizar los riesgos de accidente en el acceso a la Mina y la construcción de un paso elevado sobre la carretera cuando comenzara la actividad en el lateral oeste de la SE-520.

Ecologistas en Acción ha denunciado a las administraciones competentes el fraude de las modificaciones realizadas que van a suponer un claro riesgo a la circulación por esa carretera y solicita que se prohíba el acceso de camiones y maquinaria en general a la SE-520 procedentes de las instalaciones mineras hasta que se adopten las medidas de protección del tráfico de la citada carretera comprometidas por la empresa en el Estudio de Impacto Ambiental y que se adopten las medidas disciplinarias oportunas por incumplimiento de las actuaciones comprometidas en el Estudio de Impacto Ambiental, en virtud del cual les fue concedido el permiso de explotación y obras asociadas.

Esta actuación es un suma y sigue de otras que contravienen lo determinado en la Declaración de Impacto Ambiental. Con esta nueva actuación la empresa “Cobre las Cruces” evidencia su estrategia de “donde dije digo hago diego” y que todo lo establecido en el Estudio de Impacto Ambiental no es más que el paripé formal para aprobar el proyecto y a partir de ahí hacer sólo lo que estimen rentable. Además, el descaro de la empresa apunta a que cuentan con la connivencia de las administraciones que deben velar por el cumplimiento de los compromisos adquiridos y que todo el procedimiento está supeditado a intereses superiores dispuestos a hacer realidad un proyecto faraónico que acabará contaminando el acuífero, el río y toda una comarca.




Visitantes conectados: 746