Denuncian la dejadez del Río Guadalquivir a su paso por Córdoba

El bajo nivel del caudal del río Guadalquivir a su paso por la ciudad y el incremento de las temperaturas evidencia una vez más el problema del estancamiento de aguas, aparentemente de procedencia fecal, en el entorno del Molino de Martos.

Esto no es un problema puntual, sino crónico, pues la renovación del agua en este punto del meandro del Guadalquivir no quedó bien resuelta cuando se actuó sobre el río a su paso por Córdoba, por lo que esta situación se reproduce periódicamente aunque ahora se encuentra agravada por las razones de bajo caudal antes indicadas.

La situación de esta cloaca urbana contrasta con la calidad paisajística y medioambiental de esta zona que progresivamente alberga cada vez más especies de aves acuáticas, incluida una colonia de cormoranes que se viene observando en los últimos años y se agrava por ser una zona muy transitada por los ciudadanos y las ciudadanas que pasean habitualmente por el Balcón del Guadalquivir.

Esta circunstancia y la proximidad a las viviendas del paseo de la Ribera provoca obvias molestias como los olores o la visualización de la suciedad, que incluye basuras, un cochecito de bebé, y, en otros puntos, varios carros de la compra.

Todo esto puede provocar problemas de salubridad derivados del estancamiento de las aguas que, insistimos, por su olor y aspecto, parecen ser de procedencia fecal.

Ecologistas en Acción de Córdoba eleva esta denuncia tanto a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, órgano competente en materia fluvial, como al Ayuntamiento, administración que debería exigir a la anterior el cumplimiento de sus obligaciones de limpieza y cuidado del cauce del río.