Parcelaciones ilegales siguen destruyendo la Sierra de Córdoba

Lo advertimos. Iniciar procesos masivos de regularización sin tener garantía ni voluntad política de hacer respetar la legalidad urbanística en el municipio de Córdoba, es sencillamente, una temeridad y un suicidio colectivo.

En las parcelaciones en proceso de regularización el ritmo de edificación es extraordinario, los precios se han multiplicados por cuatro, en tan sólo tres años, y los especuladores tradicionales, los históricos, por todos conocidos, se han convertido en promotores legales que actúan y siguen amasando y abultando las fortunas que ya consiguieron años atrás de forma ilegal y consentida por las Administraciones públicas.

Sin embargo, lo especialmente grave, es lo que viene sucediendo en las parcelaciones de la Sierra de Córdoba que han quedado fuera de regularización, y en algunas de las que si han caído en el “paquete” de las afortunadas, como es el caso de la parcelación “El Cruce”.

Todas y cada una de las actuaciones edificatorias presuntamente ilegales denunciadas en el último año, están finalizadas y algunas habitadas por sus propietarios, durante los fines de semana y periodos vacacionales. Las casas de lujo denunciadas en las parcelaciones Casilla del Aire, Alberquillas, Solana del Pilar, El Salado, Las 7 Fincas y el Cruce, así lo confirman.

Hay hechos especialmente sangrantes. En la parcelación El Jardinito, en la cuenca del río Guadiato, fueron localizadas la semana pasada nuevos accesos, zanjas con mangeras para las tomas de suministro de electricidad y de agua, y estacas marcando los lotes en los que han sido subdivididos unos terrenos en ligera pendiente con una de las manchas de monte mediterráneo más bellas y espectaculares que se pueden observar en la Sierra de Córdoba. Más lamentable resulta en este caso, que la información ahora denunciada y puesta en disposición del Ayuntamiento de Córdoba y de la autoridad judicial, se publicita y se oferta en una publicación de carácter inmobiliario, de reparto gratuito.

Este tipo de situaciones se dan por la sensación de impunidad absoluta que se respira en Córdoba, en particular, en círculos profesionales (empresas suministradoras de servicios, de construcción, notarías, etc.). La responsabilidad es compartida, sin duda, pero es al Ayuntamiento de Córdoba, con el apoyo adicional de otras Administraciones públicas, la responsable directa de la tutela del ordenamiento y gestión urbanística de Córdoba y por tanto, la máxima culpable de una situación extraordinariamente preocupante.

La negativa permanente del Presidente de la Gerencia, Andrés Ocaña, de no adoptar medidas cautelares -retirada del material, precintado de obra, multas coercitivas, anotación del expediente en el registro de propiedad, etc.- y la escasa colaboración con la autoridad judicial ha favorecido y potenciado un clima de condescendencia, de complicidad entre la Gerencia de Urbanismo y los especuladores y promotores de Córdoba.

Ecologistas en Acción ha solicitado por escrito razonado al Presidente de la Gerencia de Urbanismo la convocatoria urgente de la Comisión de Parcelaciones de seguimiento del vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).