La desorción térmica es incineración

La diferencia estriba en que con la desorción térmica lo que se pretende es separar contaminantes, en lugar de destruirlos.

La desorción es un proceso de tratamiento de residuos y suelos contaminados que, mediante un proceso térmico, reduce la presencia de determinados contaminantes, los más volátiles, con la finalidad de que pierdan su condición de "residuo peligroso". De acuerdo a nuestra legislación, la gestión de residuos incluye la recogida, tratamiento y posterior depósito final (eliminación). Además, la definición que la Directiva 2000/76/CE sobre incineración de residuos (en proceso de transposición al ordenamiento estatal) es que incinerar es cualquier proceso térmico para tratar los residuos.

A efectos de esta Directiva (art. 3.4) se entenderá por instalación de incineración “cualquier unidad técnica o equipo, fijo o móvil, dedicado al tratamiento térmico de residuos con o sin recuperación del calor producido por la combustión, incluida la incineración por oxidación de residuos, así como la pirólisis ...u otros procesos... en la medida en que las sustancias resultantes del tratamiento se incineren a continuación.
Esta definición comprende el emplazamiento y la instalación completa, incluidas todas las líneas de incineración y las instalaciones de recepción, almacenamiento y pretratamiento in situ de los residuos; los sistemas de alimentación de residuos, combustible y aire; la caldera; las instalaciones de tratamiento de los gases de combustión; las instalaciones de tratamiento o almacenamiento in situ de los residuos de la incineración y de las aguas residuales; la chimenea; así como los dispositivos y sistemas de control de las operaciones de incineración, de registro y de seguimiento de las condiciones de incineración”.

En todo caso, el proceso de desorción térmica se resuelve en un gradiente de temperatura que posibilita la generación de nuevos compuestos como puedan ser las dioxinas, uno de los más tóxicos agentes cancerígenos conocidos. Además, genera unos efluentes (gases y líquidos) que necesitan un tratamiento posterior, que, de una u otra manera, terminará siendo una incineración.

TRADEBE, grupo industrial que participa en el proyecto de esta planta de residuos peligrosos promovida por ECOVALORE, está especializada en la desorción térmica descrita, como una de sus principales actividades empresariales.