El Codo de la Esparraguera, un parque temático

Hace menos de quince días se llevó a cabo la primera jornada sobre el Humedal “El Codo de Esparraguera” en el Complejo Turístico Medioambiental “Chozas Marismeñas” en el termino municipal de Trebujena, en plena marisma del Guadalquivir, frente al Parque Nacional de Doñana. La misma fue organizada por la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente de Cádiz y, cómo no, el Ayuntamiento de Trebujena.

Las ponencias mostraban los valores ambientales, la avifauna existente, el uso público y la educación ambiental que se le puede dar y la actividad industrial piscícola sostenible con este ecosistema, pero en ningún momento se ha citado que a pocos metros (escasamente a menos de 50 metros) se esconde una macrourbanización con una superficie de tres millones y medio de metros cuadrados para la construcción de 750 viviendas de lujo, un hotel de 400 plazas de capacidad y varios campos de golf.

Ante esto, Ecologistas en Acción hace la siguiente reflexión: ¿Cómo es posible organizar este tipo de jornadas donde se expone las potencialidades ambientales que tiene una zona catalogada como humedal con una extensión de 300 hectáreas cuando a menos de 50 metros, cruzando la carretera del práctico (en el margen contrario), se va a construir una macrourbanización ocupando una extensión de 3.450.000 m2, siendo la principal organizadora la misma Junta de Andalucía? ¿A cambio de qué? ¿Como lavado de imagen? ¿O por intereses políticos?.

Suena curioso que el eslogan utilizado en el folleto informativo de esta jornada sea “Presente y futuro del Codo de la Esparraguera”. Si analizáramos este frase podríamos dividirlo en dos partes: una “Presente del Codo de la Esparraguera”, donde el Ayuntamiento de Trebujena ha hecho lo imposible para que este espacio natural no se incluyera dentro del Inventario de Espacios Protegidos de Andalucía dentro de la Declaración de Parque Natural de Doñana (Sector Sur), siendo además un reducto para muchas personas que han querido
conocerlo interiormente por su interés ornitológico. Es más, podemos decir que se ha permitido cierto favoritismo a señores para practicar la caza sirviendo de blanco numerosas anátidas, muchas de ellas en peligro de extinción como la Malvasía, la Focha moruna e incluso la Cerceta pardilla (está última especie, estrella en esta jornada por considerarse este espacio natural junto con Las Salinas de Bonanza y La Veta de la Palma, lugares idóneos para la reproducción; así lo puso de manifiesto Concha Raya, técnico que realiza el seguimiento de la Cerceta pardilla en Andalucía). Seguramente el mismo alcalde de Trebujena, Manuel Cárdenas, tendrá conocimiento de ello, ya que es también presidente de la empresa privada Pistresa (Piscicola de Trebujena, S.A.), la que tiene adjudicada la explotación acuícola de esta superficie.

La segunda parte de la frase es “Futuro del Codo de la Esparraguera”. En nuestra opinión es bastante incierto, aunque se defiende por parte de los organismos competentes, incluyendo Demarcación de Costas, de que se va a tramitar los requisitos necesarios para declararlo Reserva Natural Concertada. Sospechamos que se transforme en mero escaparate o, mejor dicho, en un parque temático, donde los residentes que se establezcan en esta macrourbanización puedan practicar la pesca deportiva, puedan atiborrarse de pescado de estero y desplegar sus conocimientos básicos de ornitología gracias a las especies que sean interesantes de introducir.

Por ello, Ecologistas en Acción exige una explicación contundente por parte de la delegada provincial de Medio Ambiente, Isabel Gómez, donde se aclare qué trato de favor tiene con este ayuntamiento para que se le conceda la gestión municipal exclusiva a través de un convenio de colaboración. Hay que recordar que esta misma Delegación Provincial aprobó en junio del año pasado la “Declaración previa viable a los meros efectos ambientales de la Revisión del PGOU de Trebujena” a un ayuntamiento que va a ejecutar un proyecto residencial insostenible e impactante con el entorno que le rodea (a menos de cuatro kilómetros del Parque Nacional de Doñana) con una superficie que casi cuadruplica los suelos urbanos y urbanizables del término, siendo, en palabras del mismo alcalde de Trebujena durante la celebración de esta jornada, “un espacio natural con una riqueza ambiental y unas potencialidades aún sin explotar, un territorio que condiciona el carácter y la personalidad del trebujenero, gracias a las marismas y al río Guadalquivir”. Ecologistas en Acción pregunta públicamente al señor alcalde: ¿ha solventado el consumo de agua de riego para las instalaciones de golf, aproximadamente 2.000 metros cúbicos diarios?.

Como decía el diputado andaluz por la provincia de Cádiz de Izquierda Unida (partido político que gobierna en Trebujena), Ignacio García, “los planes urbanísticos que actualmente están en tramitación y los futuros deben incrementar su filosofía de desarrollo sostenible en cuestiones como la disponibilidad de agua, gestionando desde la óptica de la oferta y no de la demanda, como exige la nueva cultura del agua".

Para finalizar, resulta curioso el lugar en el que se ha celebrado la I Jornada del Humedal “Codo de la Esparraguera”. En las Chozas Marismeñas, la empresa que se encarga de gestionarla pertenece al mismo promotor belga que lleva a cabo numerosos complejos urbanísticos especulativos en la provincia de Cádiz y del que se quiere implantar en Trebujena.