Las Piletas, un patrimonio sanluqueño cerrado a cal y canto

Con un presupuesto de 189.609 euros, la casa de oficios “Jardines de las Piletas II” trabajó durante un año en la rehabilitación de dicho parque, hasta su reapertura el 27 de junio de 2003.

El Parque de Las Piletas ha permanecido después abierto al público algo más de un año, sin que se conozcan las causas que han motivado su cierre. Nos parece un despropósito total, después de la inversión realizada y el tiempo invertido, que el parque se encuentre en este estado.

Las características tan especiales de este jardín, su agradable temperatura, la variedad de especies vegetales y su planta en forma de cruz latina, le otorgan grandes posibilidades de uso para todo tipo de actividades ya sean turísticas, culturales, educativas o recreativas, en una ciudad en la que los espacios verdes son tan escasos.

Este colectivo ya envió una carta ante el registro al Delegado de Medio Ambiente, Federico Valle, con fecha 9 de enero de 2006, sin recibir respuesta alguna de su parte, por lo que se decidió visitar los jardines con nuestros propios medios.

Tras la visita realizada el día 28 de abril del presente, se han observado unas fisuras que afectan al murete situado en la parte superior de la rotonda así como un pequeño asentamiento del terreno. Por lo demás el paseo se encuentra en bastante buen estado de conservación.

Consideramos imprescindible realizar con la mayor urgencia un seguimiento de la evolución de estas fisuras, en primer lugar saber si son estables, para lo que se hace necesaria la ejecución de testigos, y en segundo lugar para conocer sus causas y actuar en consecuencia, para evitar la degradación total, teniendo en cuenta además que una actuación rápida reducirá los daños y abaratará los costes de su reparación.

Por todo lo expuesto instamos a este Equipo de Gobierno actúen a la mayor brevedad posible, ya que está en juego un patrimonio muy valioso del pueblo de Sanlúcar.


Las Piletas. Un poco de historia

1809. El duque de Osuna patrocina en 1809 la formación del paseo y glorieta central de Las Piletas, en Sanlúcar de Barrameda. A él también le debemos las estatuas de Hipócrates, Galeno y La Fama, que se encuentran en ese lugar.

1862. El padre Faustino Migues, fundador del Instituto Calasancio, Hijas de la Divina Pastora, descubre el año 1862 el manantial llamado Escolapio en Las Piletas.

1902. Torcuato Luca de Tena descubre el manantial San Fernando y obtiene la concesión para explotar las aguas de Las Piletas, siendo el que terminara de construir la segunda parte del mismo.

1903. Las aguas de Las Piletas fueron declaradas de Utilidad Pública el año 1903, haciéndose el Ayuntamiento con la explotación de las mismas el año 1917. Las Piletas se convirtió en un lugar de visita obligada de residentes y veraneantes, por ser un lugar que gozaba de un microclima bastante fresquito por la cantidad de plantas que lo componían.