Despilfarro de fondos públicos en la feria grande de Córdoba

El pasado año la cifra destinada a abonos y entradas gratuitas fue de 17.000 euros por parte de Diputación, y más de 50.000 euros por parte del Ayuntamiento de Córdoba.

Ecologistas en Acción demanda a la Diputación y al Ayuntamiento de Córdoba, que no inviertan dinero público de los cordobeses en adquirir y posteriormente distribuir de manera gratuita, entradas para las corridas de toros previstas con motivo de la feria de Nuestra Señora de la Salud.

Es lamentable comprobar, año tras año, los escasos presupuestos con los que cuenta las áreas de Medio Ambiente de Diputación y el Ayuntamiento de Córdoba, con los numerosas carencias en materia ambiental que se puede observar. La partida convenida para abonos por parte del Ayuntamiento de Córdoba en los últimos años, equivale al presupuesto -libre de asignación- de la Concejalía de Infraestructuras y Medio Ambiente para todo un año.

Estas prioridades económicas de la administración pública local y provincial, definen muy bien la sensibilidad de los políticos que en la actualidad asumen responsabilidades de gestión pública en las citadas administraciones públicas. ¿Qué sería de una de las manifestaciones más tribales y siniestras de nuestra tradición colectiva sin el apoyo, en este caso particular, de administraciones públicas gobernadas por formaciones políticas teóricamente progresistas y avanzadas?

Se puede deducir fácilmente que todos los años, como ocurre en otras tantas localidades españolas, gran parte de los asistentes a las corridas de toros adquieren su entrada de manera gratuita. Desde nuestro colectivo nos preguntamos que tanto por ciento representa este grupo de personas en el total del aforo de la plaza.

De la misma manera nos preguntamos si al faltar la compra de entradas por parte de Ayuntamiento y Diputación, en el caso de Córdoba, seguiría siendo rentable el negocio del toreo en nuestra ciudad, ya que es muy posible que las personas que suelen ir gratis, no acudieran a la plaza en caso de tener que pagar su entrada. El Ayuntamiento de Córdoba y la Diputación Provincial colaboran en dar una imagen ficticia en cuanto al verdadero interés entre los cordobeses por las corridas de toros.

Recordamos que la llamada “fiesta nacional”, no es considerada de tal manera por un amplio sector de la sociedad cordobesa. Las encuestas elaboradas a distintos ámbitos y escales territoriales, ignoradas todas ellas por los políticos, advierten del desinterés generalizado de los ciudadanos hacia las corridas de toros. Hay resultados de hasta el 87% de los encuestados declarándose contrarios a la carnicería taurina.

A pesar de todo, la conciencia del carácter indeseable de este tipo de espectáculo es innegable. No se puede defender a ultranza determinados aspectos de nuestro comportamiento colectivo sobre la base de su supuesto carácter tradicional. Aceptar ciegamente todos los componentes de la tradición es negar la posibilidad misma del progreso de la cultura.

En consecuencia, exigimos al Ayuntamiento de Córdoba y a la Diputación Provincial un cambio de mentalidad de práctica en la gestión pública en relación a la susodicha fiesta nacional.