La Junta compra un hotel ilegal para ampliar un albergue juvenil

Recientemente los medios de comunicación se ha hecho eco de una noticia relativa a la compra por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha del hotel La Colgada, en el parque natural de Las Lagunas de Ruidera. Al parecer, la operación, con un montante cercano a los dos millones de euros, tiene por objeto incrementar la oferta del albergue juvenil Alonso Quijano, perteneciente a la propia Junta de Comunidades.

Hotel La Colgada
Hotel en el parque natural de Las Lagunas de Ruidera, con el que la Junta de Comunidades pretende ampliar el albergue juvenil Alonso Quijano.

Ante esta noticia, Ecologistas en Acción desea manifestar su incredulidad y su asombro porque la misma administración responsable de la gestión del parque pretenda adquirir un edificio que, además de ser el que provoca un mayor impacto visual en el paisaje de Las Lagunas, se encuentra fuera de toda ordenación urbanística; un edificio que a lo largo de los años ha recibido numerosas denuncias, tanto por infringir, con la aquiescencia del Ayuntamiento de Ossa de Montiel, el Plan Rector de Uso y Gestión del parque, como por su afección al dominio público hidráulico, dada su ubicación “en primera línea de playa” ocupando el dominio público hidráulico, y los vertidos ilegales de aguas residuales sin depurar a la laguna Colgada.

Ahora, la Junta de Comunidades “premia” esta trayectoria desembolsando a los propietarios la nada despreciable cantidad de 1,9 millones de euros (más de 300 millones de las antiguas pesetas) del erario público.
Nos preguntamos cómo la Junta de Comunidades hará compatible la reforma y adecuación de estas instalaciones y su posterior uso como albergue, con la situación ilegal del inmueble. ¿Es que por el mero hecho de que la propiedad pase a ser de titularidad pública cambia su situación legal respecto a la ocupación del dominio público hidráulico? ¿Es que la reconversión del hotel en albergue juvenil lo hace de repente menos impactante desde el punto de vista paisajístico?

Ecologistas en Acción, considera que si esta compra se realiza debería ser para su inmediata demolición, y no para su utilización, precisamente por jóvenes que, a la vista del horroroso edificio, se llevarían una curiosa impresión de lo que la Junta de Comunidades parece entender por un espacio natural protegido.
Por nuestra parte, podemos asegurar que continuaremos denunciando la situación de ilegalidad del inmueble, tanto si se trata de un hotel privado, como si es un albergue juvenil público.