Observación de los papiones en el Pinar del Rey

Dentro del marco del convenio de colaboración suscrito con el Ayuntamiento de San Roque por el Aula de la Naturaleza del Pinar del Rey, nuevamente la asociación ecologista ha invitado a los estudiantes de Primatología de la Universidad Complutense de Madrid, a los efectos de estudiar el comportamiento de las dos papiones que habitan el Pinar del Rey, en la Finca “La Alcaidesa”.

Se trata de estudiantes de Primatología y Etología Humana, bajo las órdenes del Profesor Carlos Gil Burmann; conformando un grupo de 18 personas que se alojaran en el Aula de la Naturaleza.

La actividad, entre otras cosas, constará de una práctica de campo sobre la observación de los papiones oliva (Papio anubis) que viven en libertad en la finca "La Alcaidesa".

El objetivo de esta práctica es complementar la formación teórica de aspectos contenidos en el programa de la asignatura, así como realizar registros observacionales sobre la dieta y las conductas sociales de las dos hembras que en la actualidad forman el grupo.

Para refrescar la memoria, comentamos que los monos llegaron a San Roque, aproximadamente en 1982, a consecuencia de instalarse el "Auto Safari Andaluz" situado en la finca "La Alcaidesa" en la proximidad de San Roque.

Al cerrar el safari, los aproximadamente 60 papiones que vivían en el se dispersaron en dirección oeste hacia una zona abrupta con vegetación densa, pero en 1985 hubo intentos de recaptura utilizando una gran jaula con poco éxito.

Los papiones habitan la parte de la finca de la Alcaidesa de mayor vegetación y con orografía más irregular y abrupta, por ser un lugar inaccesible y uno de los más altos.
El uso del territorio de los papiones en San Roque es similar al de los papiones en África, donde suelen utilizar un lugar elevado para dormir (roquedos o árboles) para defenderse de los predadores.

El recorrido diario medio de las monas es de 2 km. aunque a veces alargan el recorrido diario para alimentarse en los pinares del Pinar del Rey.
Dado que la obtención de agua es el principal factor que condiciona el recorrido diario, las charcas del arroyo Alhaja parecen "obligar" a los papiones a desplazarse hasta allí.

Se ha observado una influencia estacional en la dieta vegetal dependiente de la variable fructificación, floración, etc. a lo largo del año.
En verano se les ha observado alimentarse de la corteza de las raíces del cardo tagarnina que arrancan del suelo, de las bases de las hojas del palmito, de frutos y hojas de la cornicabra, de frutos (moras) y extremos de las ramas de la zarzamora, de bellotas de alcornoque, de flores (o alguna parte de ellas) de las adelfas y de diversas herbáceas, tanto secas como verdes. Los higos de las higueras silvestres posiblemente formen parte de la dieta de los papiones, aunque no se haya observado todavía.
En invierno se alimentan de bellotas de alcornoque, de los frutos del lentisco, del jaguarzo morisco y del madroño, de setas como la macrolepiota y el rebozuelo, de hojas tiernas y dátiles del palmito, de hojas de distintas herbáceas (por ej. del arísaro) y de piñones y de corteza de pino piñonero.
Respecto a la dieta animal sólo se les ha observado alimentarse de artrópodos tras volver piedras o directamente del suelo.

Cabe señalar que esta es la única colonia de primates que vive de forma natural en Europa (los macacos de Gibraltar se alimentan principalmente de alimento suministrado por el hombre).