Grupo Ornitológico de La Rioja

En nuestra comunidad la observación de aves es una afición en auge y de ello es prueba la existencia del Grupo Ornitológico de La Rioja. Este grupo está formado por un conjunto de personas aficionadas a la observación de aves en La Rioja que surgió en 1997 a iniciativa de la entonces Asociación Ecologista de La Rioja-ERA (actualmente Ecologistas en Acción de La Rioja), asociación de la que forma parte.

La observación de aves, una forma de conocer nuestro medio natural. Salir al campo con el fin de observar aves es una práctica que cualquier persona con unos mínimos conocimientos puede realizar. No es preciso ser ningún estudioso ni profesional del tema, sino que el mero hecho de su contemplación es en sí una afición muy arraigada en otros países. Basta armarnos con unos prismáticos y una buena dosis de paciencia para comprobar como el mundo de las aves lo tenemos delante de las narices, en muchas ocasiones en nuestra propia casa, el trabajo o el lugar de estudio.

No hay más que salir a hacer un recado por cualquier ciudad para ver cientos de gorriones por la calle, verderones, jilgueros y verdecillos en los árboles de los jardines o cigüeñas sobrevolando continuamente la ciudad entre los gritos continuos de vencejos, aviones y golondrinas. A medida que el paseante se aleja de la ciudad comienza a tener a disposición de su vista una gran cantidad de especies que en nuestra región irán desde los grandes buitres y águilas, hasta diminutos reyezuelos y mosquiteros.

Sin embargo, toda la actividad que conlleva la pérdida de intimidad por parte de otro ser vivo, requiere una buena dosis de educación. Es preciso saber donde se terminan nuestros derechos y comienzan los del individuo observado. Evitar disturbios a las aves que se están alimentando, no causar molestias en la cercanía de nidos y colonias, conservar en la medida de nuestras posibilidades el entorno en que se desenvuelven las aves, y en definitiva ser respetuoso con el medio y los seres que lo habitan es premisa fundamental para el aficionado a la observación de aves.

El Grupo Ornitológico de La Rioja, una propuesta en crecimiento. En nuestra comunidad la observación de aves es una afición en auge y de ello es prueba la existencia del Grupo Ornitológico de La Rioja. Este grupo está formado por un conjunto de personas aficionadas a la observación de aves en La Rioja que surgió en 1997 a iniciativa de la entonces Asociación Ecologista de La Rioja-ERA (actualmente Ecologistas en Acción-La Rioja), asociación de la que forma parte.

La idea de crear este grupo fue, desde un principio, juntar a los aficionados a la observación de aves en La Rioja y disponer de un grupo de gente para poder salir a ver aves, tanto dentro como fuera de nuestra región. Con el tiempo han surgido nuevos objetivos y con ellos nuevas actividades.

Actualmente el grupo desarrolla las siguientes:

- Excursiones ornitológicas

Es la principal actividad y motivo por el que se creó el grupo. Se ha mantenido de forma ininterrumpida desde sus comienzos, elaborando programaciones trimestrales que son distribuidas a la gente interesada. Un funcionamiento sencillo ha permitido evitar un desgaste en la organización de las salidas y mantenerlas en el tiempo. Todas se hacen en coches particulares y para cada una hay un responsable que va cambiando cada día y al que se le confirma la asistencia. Las salidas están abiertas a todo el que tenga interés por la observación de aves.

- Anuario Ornitológico de La Rioja

Esta publicación recoge las observaciones ornitológicas más interesantes producidas en un periodo de tiempo en nuestra comunidad. Su elaboración corre a cargo de una serie de personas del grupo que se encargan de recopilar y seleccionar las citas enviadas por cualquier observador de aves. El anuario aporta además una pequeña descripción de la situación, abundancia, distribución, carácter migratorio y fenología de cada una de las especies de aves observadas en La Rioja, de acuerdo con los conocimientos que se disponen en cada momento.

Hasta el momento se han editado dos anuarios ornitológicos: el referido a los años 1993-1997 (editado en 1999 por Ecologistas en Acción de La Rioja) y el referido a los años 1998-2000 (editado en 2002 como artículo único en el nº 20 de ZUBÍA, revista de ciencias del Instituto de Estudios Riojanos). Actualmente se trabaja en la elaboración del tercer anuario ornitológico de la región, el referido al periodo 2001-2003.

Para participar en la elaboración del anuario

- Cursos y actividades de divulgación

El grupo ornitológico organiza, a iniciativa propia o como colaboración con otras entidades, actividades de divulgación con relación a la observación de aves. Así, ha realizado varios cursos de iniciación a la ornitología, colabora dando charlas y haciendo excursiones con la Casa de las Ciencias de Logroño y celebra anualmente el Día Mundial de las Aves.

- Ciclo de Charlas con proyecciones sobre Viajes Naturalistas y Etnográficos

Esta es una nueva iniciativa abierta a todo el mundo que desee participar, no solo acudiendo a las proyecciones, sino también mostrando sus viajes.

*La idea: Viajando por espacios naturales y zonas geográficas distintas a las que frecuentamos, despertamos nuestra curiosidad por conocer y entender nuevos paisajes, territorios, culturas, gentes, flora y fauna. La idea es compartir esos "descubrimientos" y vivencias con todos aquellos que disfrutamos con la observación de la naturaleza, ya sea de aves o de cualquiera otra de sus manifestaciones.

*Los temas: Las proyecciones pueden tratar sobre destinos cercanos o lejanos, ya sea un viaje de vacaciones a un país lejano o una semana en La Alcarria de la que uno tenga fotos de pueblos, paisajes y cosas que contar. El concepto de viaje es amplio, por ello el ciclo puede incluir también proyecciones de otras experiencias interesantes como un voluntario en un espacio natural protegido, una estancia prolongada en otro país o una visión de una región cercana que uno conozca bien.

*Lo específico del ciclo: Además de contar la experiencia del viaje (transportes, nuevas situaciones, anécdotas,...) se espera que la proyección aporte una visión naturalista y etnográfica de los sitios visitados ¿qué fauna se ve? ¿Qué ecosistemas puede uno encontrarse? ¿Cómo son las gentes de esos lugares? ¿Cuál es su relación con el medio?.... Cada cual dará mayor importancia a unos u otros temas, lo que proporciona una mayor diversidad al ciclo.

*Las convocatorias: Se elaboran programaciones trimestrales que se difunden entre las personas del grupo y en distintos lugares de Logroño. En éstas se trata de que haya variedad de temas y destinos en función de las propuestas. Para su realización se cuenta con la colaboración de la Librería Santos Ochoa, en cuyo establecimiento en la calle Sagasta, 3 se realizan las proyecciones en un sala cedida para ello, mientras que en el resto de locales de la empresa pueden encontrarse las programaciones del ciclo.

++++

Código ético para los observadores de aves

1. El bienestar de las aves siempre es lo primero.
Si eres un observador de aves en cualquiera de sus aspectos ten en cuenta que el bienestar del ave siempre es lo primero. Evita molestias e interferencias en sus comportamientos, primando siempre la seguridad del sujeto y su hábitat sobre la obtención de una observación.

2. Conocer es conservar.
Conocer evita daños. Aprendiendo sobre el comportamiento, biología y requerimientos de las especies es más fácil contribuir a su conservación y a evitar molestias a las aves. Hay que tener en cuenta los momentos más vulnerables de las distintas especies, como la reproducción, la muda o la climatología adversa. Se deben evitar las observaciones en nidos y con especies amenazadas se requiere autorización. La alteración del entorno de un nido y la presencia visible del observador o su equipo puede llamar la atención de otras personas o depredadores sobre el sujeto y debe evitarse.

3. El hábitat debe de ser protegido.
Toda nuestra actividad debe de ser respetuosa con él hábitat de cada especie y mantenerlo inalterado, dejándolo todo como lo encontramos. El respeto y la protección del hábitat en su conjunto y su valores patrimoniales (arqueológicos, geológicos, etc.) ha de primar sobre la observación, evitando toda alteración irreversible. No debemos abandonar residuos en la naturaleza ni dañar cualquier tipo de vegetación.

4. No modificar el comportamiento de las aves.
Debemos procurar no molestar nunca a las distintas especies de aves, especialmente en época de nidificación para evitar fracasos reproductivos, tampoco en invierno o durante la migración para eludir pérdidas energéticas difíciles de contrarrestar. Evitaremos aproximaciones excesivas que conduzcan a estrés, intimidación, modificaciones de la actividad o habituación a la presencia humana. El uso de reclamos sonoros con cantos de aves, además de requerir una autorización administrativa, está especialmente desaconsejado por el impacto negativo que tiene sobre la avifauna, debiendo el observador reconocer los indicios de estrés y evitarlos.

5. Prudencia y discreción al compartir tus observaciones.
Si encuentras una especie en peligro y piensas que necesita protección, informa a los organismos oficiales competentes o al propio Grupo Ornitológico de La Rioja. Es la mejor forma de protegerla y conservarla, evitando dar a conocer la localización exacta en otros círculos que puede ser aprovechada por personas que puedan ocasionar molestias, constituyendo un dato muy importante para el conocimiento y la protección de esa especie.

En cualquier caso, los conocimientos sobre las especies que tenemos hoy en día son el resultado de la suma de las citas compartidas voluntariamente por muchos observadores de aves, siendo conveniente que tus observaciones se añadan a las anteriores para lograr un mejor conocimiento y una mayor protección y conservación de las aves, pero escogiendo de forma prudente el momento, el modo y el ámbito de comunicación.

6. No debes acosar a las especies divagantes ni rarezas.
Las aves divagantes o rarezas no deben ser molestadas. Si localizas alguna, es interesante que puedas enviar la observación al Grupo Ornitológico de La Rioja para poderla incluir en futuras ediciones del Anuario Ornitológico de La Rioja. Sin embargo, procura no comentarlo salvo a otros observadores de confianza e indicarles las precauciones necesarias para evitar molestias, ya que la afluencia desmesurada de observadores de aves en esa zona puede ocasionar perjuicios no sólo al ave rara, sino lo que es peor, también a otras próximas regulares pero amenazadas y su hábitat. Del mismo modo si crees que se trata de un ave exótica puedes comunicarlo de igual manera.

7. Respeta la normativa sobre la protección de las aves en todo momento.
Las aves están protegidas por abundante normativa. Debemos dar ejemplo con nuestras actitudes. El observador debe contar con los permisos y autorizaciones necesarios y conocer la normativa de los espacios naturales frecuentados, siendo aconsejable colaborar con la guardería local.

8. Respeta los derechos de los demás.
No entrar en las fincas particulares sin autorización, no molestar al ganado ni dañar los cultivos y no salirse de los recorridos permitidos es esencial para la conservación de las especies. Por otro lado, si coincides en la zona de observación con más visitantes, debes tener en cuenta que tienen los mismos derechos que tú a disfrutar del entorno natural y de su avifauna.

9. Colabora con la protección de la naturaleza en general y las aves en particular.
Comunica a los centros de recuperación de fauna el hallazgo de ejemplares silvestres con problemas de supervivencia, denuncia las agresiones al medio natural y en general, colabora en cuantas actividades puedas de protección y defensa de las aves y la naturaleza.

10. Compórtate como te gustaría que otros se comportaran en tu zona.
Un buen comportamiento y el seguimiento de estas sencillas normas, convierte a los observadores en embajadores de la conservación de las aves y de sus hábitats. Ante cualquier infracción o situación indeseable, incluidas las actuaciones al margen de la legalidad vigente que pudieran realizar otras personas, debemos informar a las autoridades.