La respuesta de la Junta sobre la muerte del oso “Vivaldi” no es creíble

Junto con la desaparición de “Vivaldi”, la denuncia de Ecologistas en Acción también se centraba en las pésimas condiciones de vida del animal, por las deficientes instalaciones del recinto de cemento, tachonado de clavos punzantes, donde el oso estaba recluido.

Cadáver de Vivaldi, sin garras ni cabeza

A raíz de las investigaciones realizadas por Ecologistas en Acción y la posterior denuncia de la desaparición del oso de El Hosquillo, la Delegación de Agricultura y Medio Ambiente, que no ha sido capaz de informar verazmente en su momento, ha dado a conocer la muerte de este ejemplar, producida el 5 de marzo. Según la versión de la propia Delegación, en aquella fecha se estaba estudiando su posible salida de El Hosquillo con destino al Parque de Cabárceno, en Cantabria.

Tras esta respuesta, que nos parece falta de veracidad, Ecologistas en Acción ha presentado una carta a la Delegación de Agricultura y Medio Ambiente solicitando tener acceso, lo antes posible, a los informes veterinarios previos a la fecha de la muerte del animal -informes que deben reflejar cuál era su edad y su estado de salud-, así como la autopsia que debería haberse practicado. Además, se solicita conocer el paradero de los restos de este oso: su cadáver, huesos y piel.

Continúa la falta de transparencia en la gestión de El Hosquillo.

“El Hosquillo”, una vez más, es una muestra patente de una gestión sin transparencia de un espacio público, plagada de secretismos e irregularidades medioambientales. Por desgracia, esta situación no es nueva: ya en 1990, se denunciaba, en los medios de comunicación locales, “el oscurantismo y misterio” que rodeaba la muerte de varios osos y cómo la Delegación de Cuenca se negaba a aportar información, aduciendo que El Hosquillo dependía del ICONA. Actualmente, ni siquiera tienen esa excusa, puesto que la gestión corresponde exclusivamente a la Junta de Castilla - La Mancha.