Estación de esquí de La Covatilla y PN de Candelario

Ante el anuncio, publicado en diferentes medios de comunicación de Salamanca, el pasado martes 16 de mayo, por parte de los promotores Gecobesa y Turiscan de querer llevar a cabo la ampliación del esquí de La Covatilla a terrenos protegidos por la red Natura 2000 de Candelario, Ecologistas en Acción de Salamanca quiere manifestar su máximo rechazo ante lo que considera un desprecio hacia la legislación ambiental vigente y a las autoridades ambientales, caso de la Junta de Castilla y León y del Ministerio de Medio Ambiente, y reclama a la Consejería que agilice la declaración del Parque Natural de la Montaña de Béjar y Candelario.

La organización conservacionista recuerda que los terrenos de “La Cardosa” y de “El Travieso” en el término municipal de Candelario donde se pretende agrandar la estación de esquí se encuentran protegidos a nivel Europeo por las figuras de la red Natura 2000 conocidas como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y como LIC (Lugar de Interés Comunitario), y bajo el Plan de Protección Preventiva que otorgó la Junta de Castilla y León con el inicio de la declaración del Parque Natural de Candelario-Béjar con el PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, de febrero de 1992). Los informes técnicos europeos y autonómicos coinciden con Ecologistas en Acción de Salamanca al considerar incompatible la ampliación de la estación de La Covatilla con la preservación de los valores naturales de la sierra salmantina.

Pero lo que más sorprende es el descaro con el que los promotores de esta iniciativa (Gecobesa y Turiscán) anuncian las trampas con las que evitar pasar la evaluación ambiental de la Consejería de Medio Ambiente, quien ya ha mostrado — en la reunión mantenida el martes con los vecinos y el Ayuntamiento de Candelario — su disconformidad con tan impactante proyecto. Las declaraciones por parte de Gecobesa y Turiscán de que debe renunciarse al Parque Natural, o excluirse la zona montañosa del mismo, suponen para Ecologistas en Acción de Salamanca una descalificación hacia las autoridades ambientales de nuestra región y, lo que es más grave, un desprecio sin precedentes hacia los habitantes de los pueblos de Candelario, Béjar, La Hoya, Navacarros, Cantagallo, Vallejera y Puerto de Béjar, quines tendrían que renunciar, no sólo a su valía, sino a los beneficios socioeconómicos que traerá la declaración del Parque y a los fondos financiados por los programas europeos de la red Natura 2000.

Ecologistas en Acción de Salamanca quiere por último pedir al Consejero de Medio Ambiente del ejecutivo autonómico, Sr. Carlos Fernández Carriedo, que se pronuncie y aclare la situación a los ciudadanos de la comarca de Béjar, que quieren que la mayor expresión natural de la montaña mediterránea de nuestra provincia salmantina no quede sepultada por tan descomunal proyecto. Hable y actúe, por tanto, para conservar y para incentivar y dinamizar un desarrollo turístico sostenible en los pueblos de la sierra de Béjar y Candelario, arrinconando el deterioro (dejando la Covatilla como está, sin más) y agrandando la protección (con más Parque y red Natura 2000).