Foro Social Andaluz contra los Incendios Forestales

Diversas organizaciones han presentado el Foro Social Andaluz contra los Incendios Forestales. Este foro nace en la necesidad de sus miembros de reducir los incendios forestales, las extensiones que calcinan, y sus efectos tanto sociales como ambientales.

En esta presentación se ha informado de los objetivos principales del foro, así como de la agenda de reuniones que tiene previsto hacer tanto con los grupos parlamentarios como con distintas administraciones y diputaciones provinciales de Andalucía.

Con este foro se pretende hacer un pacto con la sociedad para que esta, tome conciencia de los actos y hábitos que tenemos en el monte o en el medio rural, y que, pueden provocar un incendio a través de una imprudencia.

Del mismo modo, el foro revisara tanto la legislación medioambiental en incendios forestales, como de la medidas que las administraciones toman cada año para afrontar la campaña de verano.

Entre las propuestas más relevantes del foro, esta la reducción de hectáreas calcinadas en un plazo de cinco años, la ampliación en medios y personas de las brigadas de investigación de incendios forestales, el reconocimiento social de los efectivos del Plan Infoca y los voluntarios que participan en la vigilancia y extinción.

El foro invita a los partidos políticos a un pacto para bajar la crispación política que genera todos los veranos los incendios forestales y que, de una manera u otra, puede provocar la existencia de un incendio.

La apertura de 24 h de las casetas de vigilancia, mayor dotación y formación a los grupos de voluntariado, fomentar la creación de las ADF y adecuar los carteles de riesgo de incendios en las vías de comunicación, son otras de las propuestas del foro recién nacido.

ORGANIZACIONES DEL FORO
- ASAJA
- C.G.T
- COMITÉ ANDALUZ DE AGRICULTURA ECOLOGICA (CAAE)
- ECOLOGISTAS EN ACCION
- FEDERACION ANDALUZA DE MUNICIPIOS Y PROVINCIA (FAMP)
- FEDERACION ANDALUZA DE CONSUMIDORES Y USUARIOS (FACUA)
- FUEGO NUNCA MAS
- PLATAFORMA EN DEFENSA DE LOS BOSQUES
- SINDICATO OBREO DEL CAMPO (SOC)
- UNION DE PEQUEÑOS AGRICULTORES


  MANIFIESTO: FORO SOCIAL ANDALUZ CONTRA EL FUEGO

Un compromiso colectivo en defensa de nuestros montes

La concurrencia en Andalucía de graves incendios forestales y sobre todo, el deterioro ambiental que ello produce, nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de debatir y decidir, junto con los distintos actores, sobre las causas principales de estos grandes incendios y el peligro potencial que supone que cada año suba el número de incendios en nuestra Comunidad.

Los incendios forestales son uno de los principales problemas ambientales, sociales y económicos que tiene Andalucía. Cada año, más de mil incendios arrasan nuestros campos, calcinando bosques y matorrales de alto interés ecológico y económico.

Si los incendios forestales son en su gran mayoría causados por el hombre -bien sea de forma intencionada, por negligencia, o de manera accidental- los esfuerzos para reducirlos habrá que centrarlos en el análisis de las causas y en la corrección de las prácticas de riesgo que los generan, y no en el mero aumento de las inversiones en extinción, que sólo crea una espiral a la que es difícil poner fin.

Si en 1996 el número de incendios era de 650, ahora en el 2005 hemos superado los 1200, con estos resultados, a pesar del mantenimiento de hectáreas calcinadas nos jugamos mucho si continuamos con esta tónica anual de subida de los incendios forestales ya que, jugar con fuego nos puede suponer calcinar y perder miles de hectáreas en sólo tres o cuatro incendios.

Por otro lado, la alarma social que suscita los incendios forestales esta haciendo que los gobiernos y las comunidades autónomas hagan prioritaria las políticas forestales en prevención y extinción. El importante aumento de los recursos humanos y materiales dedicados a la prevención y extinción de incendios no han conseguido la reducción del número de incendios y de la superficie quemada que cabría esperar.

Para disminuir el riesgo de incendio es preciso acometer cambios sustanciales en la política forestal, mejorando la gestión, pues la experiencia demuestra que un monte donde se explotan sus recursos de forma adecuada y sostenible, donde se han realizando los trabajos silvícolas adecuados y, sobre todo, donde se crea empleo y actividad económica, es difícil que se queme.

El Foro Andaluz Contra el Fuego nace a raíz de las intenciones de sus miembros para reducir los incendios forestales en Andalucía

Si los montes generan múltiples beneficios ecológicos, sociales y económicos, debe ser toda la sociedad la que colabore activamente en su conservación. Sin colaboración ciudadana es imposible reducir el número y la entidad de los incendios forestales.

El Foro se constituye con los siguientes objetivos:

General: colaborar en la reducción de números de incendios, como del número de hectáreas.

Concienciación: ayudar a que la población adquieran mayor sensibilidad y conciencia sobre las causas y las graves consecuencias de los incendios forestales.

Conocimiento: fomentar la comprensión básica del medio ambiente en su totalidad y funcionalidad, de los problemas conexos y de la presencia y función de la humanidad en él, mediante una responsabilidad crítica.

Actitudes: adquirir valores sociales e interés por el medio ambiente, para crear e impulsar actitudes activas en su protección, mejora y prevención de incendios.

Aptitudes: ayudar a la población a adquirir las aptitudes necesarias para resolver los problemas ambientales, y en particular evitar las causas de los incendios forestales.

Participación: promover la participación e implicación de la población para que desarrolle su sentido de responsabilidad, y tome conciencia de la urgente necesidad de colaborar en la solución de los problemas ambientales que genera los incendios forestales.

Por eso se ha constituido el Foro Andaluz contra el Fuego como ámbito de encuentro de diversas entidades sociales con el objetivo común de incentivar medidas y compromisos que reduzcan de forma significativa los incendios forestales en nuestra Comunidad.

Necesitamos buscar como Foro un compromiso con la sociedad, a través de la participación y la Educación Ambiental.

Para incentivar el debate, realizamos las siguientes propuestas que pueden servir para reducir el número y amplitud de los incendios forestales:

1. En la política forestal:

- Cumplimiento del Plan Forestal Andaluz, en sus objetivos y en su financiación.

- Aumento de los presupuestos forestales de la Junta de Andalucía -que actualmente sólo supone el 1%, cuando la superficie forestal es la mitad de Andalucía-, para llegar hasta un 10% en un plazo de cinco años. Crear un paisaje forestal en mosaico, donde se alternen los montes y matorrales cerrados con dehesas, pastizales y zonas agrícolas.

- Fomentar el asentamiento de la población en las comarcas forestales, y su progresiva integración en una economía agrosilvoforestal diversificada.

2. Medidas de prevención:

Mejora de la dotación de recursos y de personas a las brigadas de investigación de incendios forestales.

Reconocimiento de la importancia y función de los trabajadores y voluntarios de extinción de incendios.

Mayor dotación y formación a los grupos de voluntariado propios de cada comarca o localidad.

Apertura durante la época de incendios las 24h de las casetas de vigilancia

Puesta en funcionamiento y dotación económica a las Asociaciones de Defensa Forestal (ADF) de cada Municipio.

A la Administración:

Analizar las causas de los incendios según su distribución de lugar, aplicando así políticas y reglamentos propios en cada zona.

Aplicar medidas preventivas en las infraestructuras (carreteras, ferrocarriles, líneas de alta tensión...) para reducir los incendios.

Los Ayuntamientos tienen que asumir su responsabilidad, mediante la aplicación de los preceptivos Planes Locales de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales, en los que se debe implicar a toda la población y estar concluidos en un plazo de dos años, haciendo, si es preciso, convenios de colaboración con los ayuntamientos con menos recursos.

Programas de formación a las comunidades rurales sobre prevención y extinción de incendios, así como la participación regulada.

Convertir el millón trescientas mil hectáreas de montes públicos que hay en Andalucía en un ejemplo de utilidad ecológica y social, y de políticas de prevención de incendios forestales.

Fomentar, con medidas de apoyo directo o bien con la realización propia (a través de Egmasa, por ejemplo) de limpias, rozas, cortafuegos, caminos, puntos de agua.... tanto en espacios privados como públicos.

A los partidos políticos

Evitar los enfrentamientos políticos partidistas, convocándolos si fuera preciso al Foro durante las campañas de verano, consiguiendo así la máxima unidad y colaboración, y aparcando los debates y propuestas para épocas de bajo riesgo.

Mención expresa, con cuantificación económica y seguimiento presupuestario, de las inversiones en el apartado forestal y medioambiental en las campañas electorales.

A los propietarios de terrenos forestales:

Adoptar las medidas de prevención de incendios forestales: cortafuegos, vigilancia, aljibes, caminos,

Gestionar el monte de forma adecuada para evitar la excesiva acumulación de biomasa seca y se rompa la continuidad de las masas forestales para reducir el riesgo de propagación de incendios.

A la sociedad en general

Dedicar una atención especial de los hábitos en el medio rural durante los meses de riesgos, para evitar las prácticas de riesgo.

Colaborar activamente con el dispositivo INFOCA para hacer cumplir las normas de prevención contra los incendios forestales, y alertar ante cualquier conato, y denunciar a los que provocan incendios forestales intencionadamente o por negligencias.

En Educación Ambiental:

Campañas de concienciación en lugares de riesgo. Haciendo a los agentes sociales de la localidad, los interlocutores propios de las campañas.

Adecuación de los carteles de información sobre incendios en las vías de comunicación a las épocas y a los riesgos y causas locales de los incendios.

A los medios de comunicación:

Evitar la utilización sensacionalista de los incendios forestales.

Divulgar noticias sobre planes y actuaciones de prevención de incendios y sobre regeneración de masas forestales, más que sobre los propios incendios.


  DIEZ CONSEJOS PARA LA SOCIEDAD EN EL INICIO DEL VERANO

1.- No encender barbacoas, fogatas, etc. en lugares no habilitados para ello y en ningún sitio en los días en los que haya viento. En los lugares habilitados, cuando se encienda fuego para barbacoas, fogatas, etc, tener un cuidado especial al apagarlo, asegurándose que no quede ninguna brasa que lo pueda reavivar

2.- No arrojar al suelo cerillas, colillas, cigarros u objetos en combustión, así como papeles, plásticos, vidrios o cualquier tipo de residuo o material combustible, susceptible de originar un incendio

3.- A las personas cuya vivienda se encuentre ubicada o circundada por terrenos agrícolas o forestales, se les recomienda que despejen de vegetación y basura los alrededores de la vivienda, las zonas que rodean las líneas eléctricas y los márgenes de caminos.

4.- Las viviendas que se encuentren ubicadas o circundadas por terrenos agrícolas o forestales, deben de tener elaborados los correspondientes Planes de Autoprotección que formarán parte del Plan Local de Emergencias Contra Incendios Forestales del término municipal donde se encuentre. Siendo conveniente que se marque la entrada de su propiedad con rótulos que indiquen la dirección y que estén visibles desde la carretera. Se debe facilitar el acceso a los vehículos de emergencia a través de carreteras y caminos privados.

5.- La quema de pastos, rastrojos y residuos procedentes de tratamientos selvícolas y labores agrícolas, se realizará tras notificar a las autoridades locales y obtenerse el correspondiente permiso. El interesado deberá conocer las técnicas, temporada del año y horas del día más seguras para llevar a cabo la quema sin riesgos. Se deberá establecer una línea perimetral de defensa limpia de vegetación, fraccionar el material a quemar en lotes y mantener una vigilancia permanente durante la quema e incluso algunas horas después. Se recomienda contar con maquinaria y/o agua cerca que permita sofocar la quema en cualquier momento si fuera necesario.

6.- En épocas de riesgo de incendios, para adentrarse en el monte es necesario conocer bien el terreno, las vías de comunicación, caminos alternativos y procurar caminar siempre por zonas de gran visibilidad.

7.- Avisar lo antes posible a la autoridad más cercana o al 112 tras visualizar un foco de incendio. Se recomienda conocer los servicios de emergencia locales disponibles y como contactar con ellos.

8.- Las personas que se encuentren cerca de un incendio, deben intentar ir a un claro donde el fuego no les pueda alcanzar, tratando de alejarse por las zonas laterales del incendio y más desprovistas de vegetación; y si circulan en coche deben cerrar las ventanillas e intentar dirigirse a una zona fuera de peligro. En caso de encontrarnos en un incendio y éste se acerque “peligrosamente”, las personas deben echarse al suelo y cubrirse con tierra todo lo posible. No deben dirigirse hacia barrancos u hondonadas, ni intentar escapar ladera arriba cuando el fuego ascienda por ella.

9.- Las personas que participan en labores de extinción no deben trabajar aislados, deben estar coordinados y siempre a las órdenes de las autoridades competentes.

10.- Recuerde que un cambio en la dirección del viento puede hacer que el fuego le rodee. Por tanto, vaya siempre en sentido contrario a la dirección del viento.




Visitantes conectados: 504