Delito ecológico en Candelario

Según anunció la Consejera de Medio Ambiente el pasado 25 de marzo se puso en marcha "un nuevo mecanismo firme y coordinado de trabajo entre la Consejería de Medio Ambiente y el Ministerio Fiscal para que los autores de los delitos ecológicos carguen con el castigo que merecen por sus atentados contra el medio natural". Nada menos que veinte fiscales, y de la máxima relevancia, sentaron las bases de esta colaboración en una reunión en la que participaron además de la Consejera, el anterior Fiscal General del Estado, Jesús Cardenal, un fiscal del Tribunal Supremo, el fiscal jefe del Tribunal Superior de Castilla y León, los fiscales jefes de las audiencias provinciales de Justicia y los fiscales encargados en cada una de éstas de los asuntos relacionados con el medio ambiente.

Ecologistas en Acción de Salamanca atendiendo a este nuevo mecanismo de lucha contra los delincuentes ambientales ha presentado denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Salamanca por la presunta existencia de delito ecológico en relación con la construcción de una pista de nuevo trazado en el paraje de Valle de Espinarejo, sito en el municipio de La Garganta (Cáceres) y Candelario (Salamanca).

El citado lugar está declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Lugar de Interés Comunitario (LIC), habiéndose también afectado zonas del término municipal de Candelario calificadas de especial protección. Las obras han afectado a habitats protegidos como turberas, y a especies vegetales emblemáticas como el acebo.

Se da la circunstancia que la Junta de Extremadura tiene concedido un programa LIFE para conservación de turberas en ese mismo término municipal, y que compromete a la Junta de Extremadura a velar por ese habitat prioritario al igual que la legislación vigente. Además la citada obra carece de la preceptiva evaluación de impacto ambiental, e incluso la Junta de Castilla y León, emitió informe desfavorable a la construcción de esta pista, y presentó denuncia por el desarrollo de las obras.

Con todas estas circunstancias la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Salamanca tiene fácil la apertura de diligencias con el fin de determinar la posible existencia de un delito ecológico, y proceder a tomar las medidas que permitan, además de imputar a los responsables, la suspensión inmediata de estas actividades.

Ya decía en su circular a los fiscales jefes de Castilla y León, Jesús Cardenal anterior Fiscal General del Estado, que «de la información recibida, se ha podido comprobar la existencia de un creciente número de atentados contra el medio ambiente que, por su naturaleza y gravedad merecen, posiblemente, tratamiento penal en lugar de tratamiento administrativo».

Ecologistas en Acción de Salamanca muestra su esperanza en que esta denuncia inaugure el "casillero" de las investigaciones de los delitos medio ambientales en la Fiscalía de Salamanca ya que trabajo no habrá de faltarle.




Visitantes conectados: 636