Impunidad para contaminar

La célebre y demagógica frase de "quien contamina paga" parece no tener cabida en los ámbitos judiciales. Al menos eso se desprende de la sentencia dictada por el titular del juzgado de lo Penal número uno de Córdoba, que ha absuelto al dueño de una almazara acusado de ser responsable de unos vertidos al arroyo Fuente de la Madera, en Priego.

A pesar de haber quedado demostrado que se habían ocasionado vertidos que no son inocuos para el medio ambiente, y que las aguas estaba afectadas por esos vertidos, el juez ha determinado que los hechos deben de ser calificados como una infracción administrativa, por lo que el acusado deberá enfrentarse a una irrisoria sanción económica en lugar de a la pena de dos años de prisión solicitada por la fiscalía.

A pesar de la enfermiza lacra que padecen nuestros cauces fluviales con este tipo de vertidos contaminantes, de nuevo la justicia da una lección de iniquidad e inmoralidad, dejando claro que algunas personas pueden enriquecerse y lucrarse sin límites a costa de arrasar los bienes y recursos que pertenecen a toda la sociedad, como son los ríos y los cauces fluviales.