Venta de Baños y Villamuriel superan los limites de contaminación

La Consejería de Medio Ambiente ha presentado en la última reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente de Castilla y León el Informe Anual de la Calidad del Aire en la región correspondiente al año 2005. Del estudio de los datos obtenidos en las 64 estaciones de control de la contaminación operativas durante el pasado año, en 28 se ha rebasado algún nivel de seguridad entre los regulados por la normativa española y europea vigente.

En Venta de Baños y Villamuriel de Cerrato, han aumentado en los últimos años de forma progresiva la contaminación, quizá por las emisiones procedentes de polígonos industriales, así como de la autovía de Castilla, llegando a la situación actual en la que se han superado los límites en 2005, 26 veces en Venta de Baños y 50 veces en Villamuriel, recordemos que en los entornos donde se superan los límites, es legalmente necesario contar con un plan de prevención y con sistemas de alerta a la población.

Los valores límite para la protección de la salud humana se definen como “un nivel que no debe superarse, fijado basándose en conocimientos científicos, con el fin de evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos para la salud humana y para el medio ambiente en su conjunto”. La superación de los admitidos para el año 2005 y anteriores obliga a la elaboración de Planes de Acción tendentes a mejorar la calidad del aire, en el plazo máximo de 18 meses desde la constatación del incumplimiento.

Ecologistas en Acción de Palencia, considera indispensable que se cumpla la normativa y se realice una planificación para evitar aumentos continuos en el futuro, así como evitar la exposición de los ciudadanos, ya que este tipo de emisiones causan acusados problemas de salud.

El ozono troposférico es un contaminante atmosférico que se forma en presencia de la luz solar a partir de hidrocarburos y óxidos de nitrógeno, emitidos principalmente por los vehículos, causa efectos nocivos sobre la salud humana, como irritación e inflamación del sistema respiratorio, principalmente a las membranas mucosas y los pulmones. Este contaminante provoca tos, sequedad de la boca, irritación de los ojos y dolores en el pecho. Los efectos pulmonares se agravan si la exposición tiene lugar mientras se hace ejercicio, en personas de avanzada edad, niños o personas que sufren de asma u otra enfermedad que dificulte la capacidad respiratoria.

En un estudio epidemiológico que relacionaba los efectos sobre la salud en base a las emisiones de los vehículos, (Proyecto APHEA encargado por la Unión Europea), entre otros resultados se concluía que existía una clara asociación entre las elevadas concentraciones de ozono y un aumento en la mortalidad (entre el 2% y el 12%). La evidencia sobre los riesgos de ozono es tan rotunda que recientemente, la Agencia de Protección de Medio Ambiente de EE UU tras revisar 186 estudios sobre ozono, ha establecido que a lo largo de los próximos 10 años, las ciudades y estados deberán reducir los niveles de ozono en un tercio.


octubre de 2017 :

Nada para este mes

septiembre de 2017 | noviembre de 2017