La Diputación de Huelva favorece la macrourbanización en El Granado

No ha tardado mucho en aparecer lo que se ocultaba tras el trazado de la carretera que la Diputación planea ejecutar entre El Granado y la desembocadura del río Chanza en el Guadiana, y para la que algunos propietarios habían regalado terrenos “generosamente”. El Ayuntamiento de El Granado y dos empresas promotoras que han comprado casi 500 Hectáreas en la zona pretenden recalificarlas para construir una macrourbanización con dos campos de golf.

Ecologistas en Acción manifiesta en las alegaciones presentadas al Convenio urbanístico que “toda la zona afectada se encuadra dentro un Lugar de Interés Comunitario de la Red Natura 2000 del Andévalo occidental y afectaría también al del Río Guadiana. Este LIC ha sido declarado por su interés en la protección del lince ibérico (Lynx pardina) y del Águila imperial (Aquila Adalberti). Resulta evidente que la urbanización de hábitats de las dos especies de fauna más amenazadas de nuestro país no sólo resulta incompatible con cualquier concepción de sostenibilidad, sino que pondría en peligro la financiación que nuestro país y la propia Junta de Andalucía obtienen de la UE para su conservación, generando un perjuicio ambiental y económico injustificable.”

Más allá de las razones ambientales, según Ecologistas en Acción, resulta del todo inaceptable para el futuro de municipios como El Granado la subordinación a proyectos de macrourbanización como el que se plantea en el convenio. El Granado cuenta en la actualidad con poco más de 600 habitantes. La construcción de alojamientos turísticos y residenciales para más de 5000 personas a varios kilómetros del casco urbano, acompañados de instalaciones de alto impacto ambiental como campos de golf no se corresponde con un desarrollo natural y sostenible del municipio. El camino abierto con la instalación de actividades de energías renovables, junto a las tradicionales agrícolas, ganaderas, servicios de agroturismo, etc, puede verse seriamente comprometido ante el impacto de un modelo urbanizador depredador del territorio y generador de impactos sociales insostenibles.

Dada la cuantía de dinero que las empresas promotoras ofrecen por este convenio (más de tres millones de euros se le pagarían al Ayuntamiento de El Granado) para Ecologistas en Acción resulta evidente la intención de compra de voluntades que subyace en el texto del convenio. La dudosa legalidad de este tipo de convenios para recalificar suelos, mediatizados por estas ofertas, acaba de poner de manifiesto su perversidad en lugares como Marbella. Resultaría absurdo reproducir estos modelos de corrupción urbanística en municipios como El Granado que cuentan con un patrimonio natural que constituye la principal fuente de riqueza para el futuro, y ya empieza a generar resultados esperanzadores.




Visitantes conectados: 599