La Junta de Castilla y León ha ofrecido la comunidad para la instalación de un cementerio nuclear

Ecologistas en Acción reitera que la Junta de Castilla y León a través del Director General de Industria D. Manuel Ordoñez, ha ofrecido el territorio de nuestra Comunidad para albergar el cementerio nuclear para residuos radiactivos de alta actividad de todas las centrales nucleares del Estado español durante la última sesión de la Mesa de energía Nuclear. De la misma forma la organización ecologista reitera que en la misma sesión se ofreció Castilla y León para la construcción de nuevas centrales nucleares.

Ecologistas en Acción pone a disposición de la opinión pública de Castilla y León el acta de la Sesión de Clausura de la Mesa de Diálogo Sobre la Evolución de la Energía Nuclear en España, página 3 en la que se recoge el mencionado ofrecimiento.

En este sentido Ecologistas en Acción considera preocupantes las declaraciones de la Vicepresidenta de la Junta María Jesús Ruiz cuando hoy mismo garantizaba que el Gobierno regional “no ha tomado ninguna decisión y no tiene previsión de tomarla”, sobre la posibilidad de establecer un almacén de residuos radiactivos de alta actividad en la Comunidad. Efectivamente no ha podido tomar ninguna decisión porque hasta la fecha tan sólo ha ofrecido la posibilidad de instalación, sin que haya descartado esta posibilidad en el futuro. Tampoco son tranquilizadoras las declaraciones del Delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, cuando aseguraba hoy que el Gobierno no prevé ubicar en la Comunidad Autónoma un almacén de residuos nucleares. Según Alejo, “la postura del Gobierno es clara: no está previsto ni en Salamanca, ni en Zamora, ni en Castilla y León” porque la ubicación del cementerio debe ser “negociada y consensuada”. Si el Delegado del Gobierno, zamorano, con residencia en la localidad de Almeida, al pie de Las Arribes, no ha tomado nota del rechazo social que este tipo de instalaciones provoca entre sus convecinos, y que así han manifestado desde el año 1986, es que vive al margen de la realidad de nuestra Comunidad. En este asunto no puede haber consenso porque no puede haber negociación.

Estos ofrecimientos revelan una visión antidemocrática del Partido Popular de Castilla y León, un partido que vende a sus ciudadanos y además les pone precio: 12 millones de euros anuales. El Partido Popular y la Junta de Castilla y León al ofrecernos para basurero nuclear sin contar con la aprobación de sus ciudadanos y de los municipios de la comunidad que deberían albergarlos muestra un menosprecio absoluto hacia nuestros derechos que no se debería pasar por alto. Además el Partido Popular y la Junta de Castilla y León demuestran tener poca memoria, y nula palabra, ya que en abril de 2004 se mostraron rotundamente en contra de esta posibilidad ante el intento de instalación de un cementerio nuclear en la frontera entre Castilla y León y Portugal, en las provincias de Salamanca y Zamora.

Además, la Junta ha demostrado tener una visión obsoleta y anticuada del problema energético al apostar por la energía nuclear y ofrecer su territorio para la construcción de nuevas centrales. Por un lado, este ofrecimiento va en contra de la opinión de la mayoría de la ciudadanía que se opone a la construcción de nuevas centrales nucleares y que se muestra contraria al uso de la energía nuclear para producir electricidad. Por otro lado, las nucleares no son la solución a los problemas energéticos planteados, como muestran numerosos estudios y como se desprende de las conclusiones de la Presidencia de la Mesa de Energía Nuclear.

Llama poderosamente la atención estos dos ofrecimientos que muestran la visión anticuada del problema energético así como el desprecio de la voluntad de sus ciudadanos.

Desde Ecologistas en Acción queremos señalar que el problema de la gestión de los residuos de alta actividad sólo se solucionará con un gran consenso social que sólo podrá alcanzarse poniendo sobre la mesa un calendario de cierre admisible de las centrales nucleares.