Solicitada pena de 13 meses de prisión por expoliar un nido de Azor

Presentado escrito de acusación en el que se solicita pena de prisión para los dos cetreros encausados por el expolio de dos pollos de azor procedentes de un nido en el término municipal de la localidad toledana de Los Navalmorales.

El caso salió a la luz la primavera pasada cuando una pareja de agentes de la Guardia Civil de Los Navalmorales realizó un registro del interior del vehículo en el que viajaban los acusados D.G.M. y A.G.M., en el curso del cual localizaron bajo el asiento del copiloto dos pollos de Azor (especie protegida en Castilla-La Mancha y catalogada como “vulnerable” en el Catálogo Regional de Especies amenazadas) presuntamente “expoliados” de un nido en el que se criaban en un coto privado de los Navalmorales.

El operativo fue dispuesto a raíz del aviso de los propios guardas de la finca ante la presencia de los acusados en el interior de la misma. Durante el registro les fueron igualmente incautados los útiles presuntamente utilizados para acceder hasta el nido así como una cámara digital en la que los agentes pudieron ver imágenes de los pollos así como del nido y del árbol en el que se encontraban. Se dio la curiosa circunstancia de que la tarjeta de memoria de la misma apareció posteriormente concienzudamente destruida, en lo que parece un claro intento de eliminación de pruebas gráficas del delito que presuntamente acababan de cometer.

Posteriormente el nido presuntamente expoliado fue localizado, vacío, pudiéndose comprobar que presentaba marcas inequívocas de haber sido recientemente escalado.

Recuperados los pollos y una vez informada la autoridad judicial, fueron ingresados en el Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas de Sevilleja de La Jara para completar su cría en cautividad y ser sanitariamente atendidos y analizados. Con posterioridad los jóvenes azores pudieron ser devueltos al medio natural en la misma zona de Los Navalmorales.

Dado que estos hechos son constitutivos de un delito contra la fauna amenazada, en su escrito de acusación Ecologistas en Acción solicita para cada uno de los dos acusados una pena de 13 meses de prisión, además de 3 años de inhabilitación para el ejercicio de toda modalidad de caza, así como para la tenencia de rapaces.

Además, se ha solicitado una indemnización en beneficio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (y en definitiva de toda la sociedad castellano-manchega) de 1.770,00 euros en concepto de responsabilidad civil por los daños ocasionados a la fauna silvestre.

Hechos como los acaecidos en Los Navalmorales, vienen a demostrar que la práctica de la cetrería pone en serio riesgo la conservación de especies de rapaces protegidas como el Azor, el Halcón Peregrino o el Águila Perdicera, todas ellas especies muy sensibles y amenazadas en el territorio castellano-manchego y sobre las que deben extremarse las medidas de protección, entre otras, la estricta prohibición de su empleo y tenencia para la práctica de esta “modalidad cinegética” no autorizada en CLM.