Casi ninguna urbanización litoral tiene Planes de Autoprotección

Ante la proliferación de catastróficos incendios forestales en el litoral gaditano, Ecologistas en Acción manifiesta lo siguiente:

- Pedir la máxima colaboración a los ciudadanos para extremar las medidas de prevención, y colaborar con el dispositivo del Plan INFOCA en la detección y denuncia de prácticas de riesgo.

- Denunciar la proliferación de urbanizaciones -legales e ilegales- en el interior o en la periferia de zonas forestales de alto riesgo. Estas urbanizaciones se aprueban o consienten por los Ayuntamientos sin tener estudios previos de nivel de peligrosidad ante los incendios forestales, convirtiéndose, como se ha demostrado estos días, en auténticas ratoneras.

- Existe un generalizado incumplimiento de la Ley de Incendios Forestales, que obliga a tener Planes de Autoprotección a aquellas urbanizaciones, campings, hoteles... que estén ubicados en suelo forestal, o colindante con los mismos. La mayoría de estas instalaciones -que proliferan por todo el litoral gaditano- carecen de estos planes, o son inoperantes. Estos planes deben incluirse, de forma obligatoria, en los Planes Locales de Prevención de Incendios Forestales que tienen que elaborar y aprobar los Ayuntamientos, y que también se están demostrando inoperativos. Esta falta de responsabilidad, puesto que no se han aprobado normativas da obligado cumplimiento, supone una disminución de los niveles de prevención ante una situación permanente de alto riesgo por incendio forestal.

- Ecologistas en Acción rechaza de forma contundente las acusaciones de algunos afectados por el incendio de Conil en el sentido de que somos “los culpables de los incendios, por no permitir se poden los pinos, ni que se corte la hierba o el matorral, ni que pasten las cabras”. Además de insólitas, estas acusaciones son totalmente falsas. Hay que recordar que Ecologistas en Acción ha venido trabajando de forma insistente en las últimas décadas para que se invierta más en prevención y menos en extinción, y que hemos denunciado reiteradamente que un monte abandonado es un bosque candidato a incendiarse.

- En Roche no se ha aplicado un plan de prevención de incendios, sino que se ha destruido de forma indiscriminada el matorral, lo que además de suponer un atentado contra este valioso bosque -que está incluido en la Red Natura 2000 de la Unión Europea- no ha impedido la propagación del incendio. Es muy sintomático que el fuego de mayores proporciones ha surgido y se ha propagado rápidamente por una zona de El Colorado que se había “limpiado”. El mayor riesgo para la Dehesa de Roche es su creciente urbanización. Las urbanizaciones legales -Roche y El Colorado- carecen de planes de autoprotección y de cortafuegos perimetrales, por lo que estos incendios podrían haber ocasionado una tragedia humana. Pero es que, además, hay 500 casas diseminadas por todo el pinar, muchas de ellas ilegales, que el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía han consentido. El Ayuntamiento ha venido asfaltando los caminos rurales de la Dehesa de Roche para facilitar el acceso a estas viviendas, aumentando el trasiego de vehículos por el interior del pinar y, por tanto, el riesgo de incendios.

- Ecologistas en Acción va a solicitar a la Junta de Andalucía que haga pública el listado de urbanizaciones, campings, hoteles, e instalaciones de todo tipo existentes en suelo forestal o colindante con el mismo, que carecen de Planes de Autoprotección, y tome las medidas urgentes para obligar a su elaboración y puesta en marcha.

- Ecologistas en Acción advierte que seremos estrictos en la exigencia del cumplimiento de la Ley de Montes Estatal que, en su Artículo 50, que obliga a las Comunidades Autónomas a garantizar las condiciones para la restauración de los terrenos forestales incendiados, prohibiendo el cambio de uso forestal al menos durante 30 años.