Emisiones contaminantes de 80 empresas de Castilla y León

Ecologistas en Acción ha dado a conocer las emisiones de contaminantes al aire y al agua declaradas por 80 empresas de Castilla y León en el marco de la Ley de Prevención y Control Integrados de la Contaminación. Estas declaraciones se refieren al año 2001, proceden de la Comisión Europea y contienen la cuantificación de los vertidos de los contaminantes más significativos producidos por estas empresas.

Asimismo, Ecologistas en Acción ha hecho publica la relación de las 600 empresas regionales que tenían que haber notificado sus emisiones contaminantes, facilitada por la Junta de Castilla y León. Por sectores de actividad, la mayor parte de las 84 instalaciones declarantes (Renault España y Neumáticos Michelín cuentan con más de un establecimiento) corresponden a explotaciones ganaderas intensivas (39), seguidas por las industrias agroalimentarias y metalúrgicas y los gestores de residuos.

Por provincias, Burgos y Valladolid suman la mitad de los establecimientos, destacando Segovia por el número de granjas porcinas declarantes. Las principales emisiones declaradas corresponden a la Central Térmica de Anllares (León), las cementeras de La Robla (León) y Venta de Baños (Palencia), Renault España (Palencia y Valladolid), la planta química Crystal Pharma (Valladolid), las vidrieras de Burgos y León y los distintos vertederos de residuos urbanos de la Comunidad. No obstante, Ecologistas en Acción destaca que estas instalaciones representan tan sólo el 15% de los establecimientos ganaderos e industriales de Castilla y León que estaban obligados a notificar sus emisiones contaminantes al aire y el agua, según la relación elaborada por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. Así, empresas tan significadas como las centrales térmicas de Compostilla, La Robla y Guardo (León y Palencia), la cementera de Toral de los Vados (León), las fundiciones Lingotes Especiales y MEMESA en Valladolid, o la planta y el vertedero de residuos tóxicos de CETRANSA en Valladolid no han publicado sus emisiones contaminantes, junto a la gran mayoría de las instalaciones de todos los sectores y todas las provincias de la Comunidad.

Además, la mayor parte de las declaraciones publicadas corresponden a cálculos o estimaciones de los vertidos, siendo minoritarias las mediciones directas, lo que resta fidelidad a los datos aportados. Por ejemplo, la Central Térmica de Anllares (León) declara emitir el 80% de las dioxinas y furanos inventariados en el Estado español, lo que debería provocar de ser cierto el dato declarado el cierre inmediato de la instalación, dada la extrema toxicidad de estos compuestos. Todas estas deficiencias perjudican ante todo a aquellas empresas que sí han cumplido su obligación de notificar datos fieles, y en última instancia lesionan el derecho a la información medioambiental que asiste a los ciudadanos en general sobre la contaminación generada por las industrias de su entorno.

La responsabilidad exclusiva de este desastre informativo corresponde a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, encargada de la recogida y sistematización de estos datos. Por todo ello, Ecologistas en Acción reitera su solicitud de que le sean facilitados todos los datos del Registro de Emisiones Contaminantes de Castilla y León. Estos datos son públicos con arreglo a las leyes sobre derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente y prevención y control integrados de la contaminación. No obstante, las autoridades medioambientales de Castilla y León han decidido mantenerlos "secretos" con el pretexto de que "la competencia para su difusión corresponde al Ministerio de Medio Ambiente".

Ecologistas en Acción confía en que la Consejera de Medio Ambiente reconsidere esta nueva arbitrariedad administrativa, facilitando la información solicitada.