Denuncia ante Fiscalía contra el proyecto urbanístico Valle Rosario Golf

Las graves irregularidades urbanísticas y ambientales del macro-complejo urbanístico de golf “Valle del Rosario”, en Villanueva del Rosario, y la pasividad de las administraciones, han llevado a Ecologistas en Acción a solicitar hoy ante la Fiscalía de Málaga una profunda investigación. La denuncia es por supuestos delitos contra la ordenación del territorio y el medio ambiente.

La promoción denunciada consiste en una gran urbanización con campo de golf, complejo comercial y otras instalaciones, todas ellas bastante alejadas del núcleo urbano de Villanueva del Rosario. Ocupa 1.754.523 m2, pudiendo elevar la población en unos 4.679 nuevos residentes con todo lo que ello conlleva.

El proyecto pertenece al Grupo Mirador, y también participa en ella la empresa AIFOS, varios de cuyos directivos han sido detenidos recientemente por sus implicaciones con el Caso Malaya, de Marbella. Además está auspiciado incondicionalmente por la alcaldía de Villanueva del Rosario, y la urbanización cuenta incomprensiblemente, con el beneplácito de la Delegación de Medio Ambiente, a pesar del grave impacto que supone la destrucción del encinar allí existente entre otras importantes consecuencias.

La promoción ya está en construcción y ha causado importantes daños ya, motivo por el cual se pide la paralización cautelar de las obras.

Un total de trece capítulos, complementados con distinta documentación y fotografías de las actuaciones, fundamentan de modo contundente la denuncia presentada. De estas supuestas irregularidades, una de las de mayor gravedad la constituye el incumplimiento de las Normas Subsidiarias aprobadas por el propio Ayuntamiento, que determinan taxativamente para este sector (denominado PP-T-1), que: antes de tramitarse licencia para uso residencial (la urbanización), debe ejecutarse totalmente el equipamiento turístico (campo de golf en este caso). Esto implica que este último debía de contar con la declaración viable de la Delegación de Medio Ambiente -algo que no es el caso-, y estar totalmente ejecutado antes de otorgarse la licencia, e iniciarse la construcción de la urbanización. Esta exigencia también era reiteraba tajantemente por el propio arquitecto municipal en su Informe del 17 de septiembre de 2003. Casualmente el arquitecto al poco tiempo vio su contrato rescindido.

Sin embargo, contrariamente, el Ayuntamiento de Villanueva del Rosario ya ha aprobado la licencia de construcción de al menos 200 viviendas (reconocido públicamente por la alcaldesa, Dña. Encarnación I. Martínez Mérida en el Pleno municipal del pasado 7 de abril). Las cuales, a día de hoy y con bastantes prisas, se están construyendo (lo que deja muy claro donde está la rentabilidad de este tipo de proyectos). Esto se produce cuando la Declaración de Impacto Ambiental no otorga viabilidad ambiental al campo de golf, y no cuenta con licencia de obra, premisa obligatoria, lo que constituye una irregularidad de primer orden.

Además, paradójicamente, es el propio Ayuntamiento quien emite el Informe sobre la suficiencia de aguas para el proyecto, lo que hace dudar de su objetividad y rigurosidad técnica, máxime al basarse en informaciones nada menos que del fontanero municipal, sobre el aforo de agua del pueblo. Las afirmaciones sobre suficiencia hídrica entran en total contradicción con las reiteraciones del arquitecto municipal en su citado Informe, según el cual: “la capacidad de suministro de agua potable en el municipio no es más que la que demanda su población actual con su crecimiento “normal”. Es más, según Cuenca Mediterránea, “los balances del subsistema I-4, donde se localiza este proyecto, muestran un fuerte desequilibrio entre los recursos (hídricos) disponibles y las demandas (...)”. Añadamos que, a petición de la propia promotora, la empresa INDYCCE elaboró un completo informe, donde evidenciaba la escasez de agua en la finca.

La denuncia se extiende también a un supuesto Delito Ecológico (L.O. 10/95, del Código Penal, y L.O. 7/2000, Título XVI), por destrucción intencionada de un importante hábitat para la fauna, con gran número de especies protegidas, según los Catálogos Nacional y Andaluz de Especies Amenazadas, infringiendo las Leyes 4/1989, y 8/2003, de flora y fauna silvestres.