El Catamarán: Mas que un caramelo, un camelo

Hace unos años -¿Quién se acuerda...?- a lo mejor empezó igual o a lo peor, había unas elecciones próximas. Quién se acuerda de los motivos para dejarnos sin barco... Era en pesetas, pero ¿Cuántas...? Vaya con la memoria y los desengaños...Recordamos que era bonito, rápido... que iban excursiones... que duró unos meses... en resumen, un servicio de esos que te dices: "demasiado útil para que sea verdad, para que dure...". Y cuando comenzamos a saborear el caramelo...¡Zas! Te lo quitan...("Qué te habías creído, hombre; esto es demasiado para tu pueblo...")

Ecologistas en Acción, tal y como dijimos en su día al igual que el resto de los roteños, tiene que lamentar que la andadura de tan preciado regalo comience peligrosamente cara. Las comparaciones no siempre son odiosas sino muy clarificantes como se ha podido leer estos días al cotejarse los precios de "nuestro" catamarán con el del Puerto. Nos parecen caros los pasajes, ya en términos comparativos, ya absolutos. Y si todavía fuera sólo eso, bueno, -la oferta y la demanda, el mercado libre...hay otros medios colectivos, etc.- pero es que este transporte, además de atractivo turísticamente, cómodo y rápido, supone un notable ahorro de energía y contaminación. Repetimos: que este medio, es -o era...poniéndonos en lo peor- un magnífico transporte colectivo al que hay que proteger e incentivar en la Bahía.

Rota, entérense en el Ayuntamiento roteño, en el Consorcio Bahía de Cádiz; mediten esta realidad los Delegados provinciales de Medio Ambiente y Turismo, no tenía -tiene- más que un autobús varias horas al día, mientras que al Puerto, además de los numerosos trenes y autobuses y catamarán y vaporcito sólo le falta una línea de helicópteros...

No vale lamentarse señores responsables cuando decidan quitarlo o esgrimir que "este medio era impopular, que la gente de Rota -y Chipiona- prefería el coche y la periférica y los 50 minutos -si no había colas en el puente-,para llegar a Cádiz, que lo vamos a reconsiderar como hicimos en el 85 con el tren...."

En definitiva, más argumento para rebajar el precio que los expuestos en la prensa y recogidas de firmas que se están haciendo, no se nos ocurren.

Tal y como hemos dicho , no sabemos si el prólogo al último catamarán que hubo, también fue igual. Lo que queremos es equivocarnos, y que nuestras nietas, dentro de mucho, canten alguna vez lo de "vamos a tomar el sol a la Catedral, el barco está listo, el barco..."