Disparos de cazadores en el Parque Nacional de Sierra Nevada

Hoy, domingo día 27, sobre las 10.30 horas de la mañana cazadores de Abrucena han disparado en el Parque Nacional de Sierra Nevada, mientras el Delegado de Medio Ambiente “Don Juan José Luque” y la Dirección del Parque Nacional estaban escondidos.

Ayer, sábado, Ecologistas en Acción habló con el Delegado de Medio Ambiente para facilitarle la información que le llegó a la organización desde fuentes del propio municipio, el responsable ambiental dijo que lo que estaban preparando era una manifestación, rechazando la información de que los cazadores tenían intenciones de subir el domingo a cazar al Parque Nacional (según indica la Ley 3/1999 de 11 de enero (BOE, nº 11, de 13 de enero de 1999) en su “Artículo 10. Régimen sancionador. 3. Se considerarán infracciones graves: b) El ejercicio de la actividad cinegética y piscícola”).

Ecologistas en Acción también alertó de esta situación a la dirección del SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil), y ha sido precisamente este organismo quien se ha presentado en la zona donde se encontraban los cazadores impidiendo que éstos salieran de caza.

Han sido unos quince vehículos y medio centenar de cazadores los que a las 9.30 horas de la mañana iniciaban desde Abrucena la subida al Parque Nacional, teniendo como punto de reunión el Paraje de los Canos. Aquí es donde se encontraban cuando un vehículo del SEPRONA y otro de la Guardia Civil se han presentado, y lo que estas autoridades no han podido evitar es que los cazadores realizaran varios disparos, “supuestamente al aire”. Momentos antes, en esa misma zona sobrevolaba una pareja de águilas reales, ajenas a lo que ocurría.

Ni un Agente de Medio Ambiente en el lugar, ninguna autoridad de la Consejería de Medio Ambiente, a pesar de tener conocimiento de lo que iba a ocurrir.

La Consejería de Medio Ambiente ha demostrado que sigue siendo un “adorno” entre el resto de las Consejerías, una administración sin autoridad y sin capacidad de reacción, una administración que ha conseguido desprestigiar el cuerpo de Agentes de Medio Ambiente, que tan buenos profesionales tiene.

Ecologistas en Acción puede entender el malestar de los ciudadanos de Abrucena, incluidos cazadores, pero la mejor forma de defender sus intereses no es poner en peligro su patrimonio ambiental, su descontento deben de dirigirlo hacia las administraciones que tienen las competencias de gestionar y no lo están haciendo, deben de someter todas las presiones que consideren oportunas allí donde más les duele a los políticos, en y ante sus despachos y administraciones, que la gente de la calle vea lo que está ocurriendo y obtenga apoyos a su causa, si es justa.

Ecologistas en Acción se va a dirigir al Director y al Presidente del Patronato del Parque Nacional y al Delegado Provincial de Medio Ambiente para que a la mayor urgencia se convoque el Patronato y el Consejo Provincial de Medio Ambiente para que se estudie las propuestas que desde el municipio de Abrucena se están haciendo, y que se debata y se saquen conclusiones para hacerlas llegar a la Consejera de Medio Ambiente.
La provincia de Almería no puede permitirse el lujo que otro conflicto se enquiste en un espacio protegido, en este caso en el Parque Nacional, Ecologistas en Acción exige a la Consejería de Medio Ambiente y a la Junta de Andalucía que dé dignamente la cara y aporte soluciones y no de la espalda otra vez a los ciudadanos de Almería, para que no ocurra igual que en el Parque Natural de Cabo de Gata o en todos aquellos espacios que se están destruyendo bajo el ladrillo como ocurre en Pulpí, Vera, y resto de municipios de la costa hasta el otro extremo de la provincia, y el interior. No es precisamente para esto para lo que se han transferido las competencias de los Parques Nacionales a la Junta de Andalucía.

Y el próximo domingo más, que hará la Consejería de Medio Ambiente?, asomará la cabeza?, o permitirá que cunda el ejemplo en otros municipios del Parque Nacional, caso de Ohanes.