Incendio del vertedero de Villamayor

El incendio del vertedero de Villamayor, clausurado, ampliado, considerado como la zona verde de mayor extensión de Salamanca, y así sucesivamente en función de las necesidades propagandísticas de la Concejalía de Medio Ambiente, revela el síntoma de una enfermedad profunda en la provincia de Salamanca: la gestión de los residuos que sigue siendo, a pesar del olvido, o del recordatorio puntual de estos sucesos, el principal problema de la provincia de Salamanca.

Y todo ello en pleno proceso de concesión de licencia ambiental para la ampliación de este vertedero, cuestión que puede demorarse incluso dos años según fuentes del Partido Popular, cuando en teoría la vida útil de este vertedero esta agotada y ya se han gastado los fondos europeos para su sellado. Sin argumentos con los que defender una gestión nefasta del vertedero no nos extrañaría que el Concejal irresponsable de Medio Ambiente nos sorprendiera, para distraer de nuevo la atención sobre este tema como ha hecho en ocasiones anteriores, con nuevas restricciones de vertido a los municipios que todavía vierten en Villamayor.
Prueba del gravísimo problema de salud y medio ambiente, son los incendios de los vertederos de Ciudad Rodrigo, este crónico, o el de Peñaranda, sin que desde las distintas administraciones competentes se adopten medidas para poner en marcha un verdadero sistema de gestión de los residuos que hagan de los vertederos la última opción.

Ecologistas en Acción considera que para poder amortiguar la tendencia de que las basuras de las ciudades y los pueblos crezcan sin parar se debe de disponer de la infraestructura de gestión tipo CTR más apta en términos ambientales y económicos, pero parece ineludible ya el abandonar por completo la noción del enterramiento masivo de los mismos, minimizando, recuperando y reciclando todo lo que se pueda. Mientras tanto asistimos a diario a un combate político sin horizontes esperanzadores para encontrar sentido a las basuras de Salamanca y su provincia, a lo que hay que añadir estos incendios provocados por el abandono absoluto al que se ha sometido este tema. En concreto desde los nefastos años en los que ocupó la Concejalía de Medio Ambiente Miguel Ignacio González, a quien ha hecho bueno con su gestión el actual Concejal Araújo.

Ecologistas en Acción de Salamanca apuesta, como única solución para evitar estos incendios, por la creación de un centro de tratamiento de residuos que no se convierta en otro vertedero más, en este caso un macrovertedero, en el que se depositen los residuos recogidos sin un tratamiento previo y sin un sistema de gestión de residuos realmente eficiente detrás. También creemos que no se han hecho los esfuerzos necesarios por acercar a la población la información necesaria para saber qué es un centro de tratamiento de residuos, y que modelo de gestión se pretende poner en marcha.

Frente a tanta desidia en la gestión de los residuos Ecologistas en Acción cree que es necesario reivindicar una vez más un modelo de gestión de los residuos (no sólo de infraestructuras) basado en la prevención (reducción) y en la separación en origen, para alcanzar la máxima recuperación de los residuos y garantizar que el depósito incluido en el CTR será sólo de "rechazos", única forma de que existan garantías ambientales suficientes y evitar la situación actual.