Protesta ante la reinauguración del zoológico

Los zoológicos actuales, a pesar de la nueva filosofía que incardina las actuaciones dentro de éstos y la normativa comunitaria, estatal y autonómica que establece la regulación de los núcleos zoológicos, siguen representado en esencia, unas exposiciones de animales silvestres vivos, que promueven el entretenimiento a costa de privar a los animales de su libertad.

Ecologistas en Acción ha mostrado con este acto su rechazo a este nuevo proyecto de zoo, ha defendido los valores de respeto hacia los animales, y se ha posicionado en contra de un centro con nulo valor didáctico, en el que se ha invertido más de 5 millones de euros, fondos públicos, que bien se podían haber dedicado a invertir y sufragar el coste de otras actuaciones igual, o más, urgentes y necesarias, como es la conservación y protección del notable patrimonio natural presente en nuestro término municipal de Córdoba.

Es un error didáctico pretender conocer a un animal sólo por su aspecto externo y poco más. Hoy en día, existen recursos audiovisuales suficientes para conocer las costumbres y forma de vida de los animales en su entorno natural y lo poco que se puede aprender en un zoológico es que es bueno interferir en la vida de los animales salvajes, para nuestro disfrute personal. De hecho, la mayoría de los visitantes permanecen sólo unos minutos frente a cada habitáculo, buscando entretenimiento en lugar de educación.

En los zoológicos los animales sufren física y mentalmente por estar en cautiverio, y sus necesidades naturales no son respetadas. Con frecuencia, a pesar de los esfuerzos de los servicios técnicos de los núcleos zoológicos, diversos animales, acaban presentado y manifestando comportamientos neuróticos.

Para nosotros no es excusa que se habilite una parte del recinto para proteger animales en extinción: la mayoría de los animales en zoológicos no están en peligro de extinción, y de hecho si se persiguiese realmente la conservación de especies, no es esta la mejor manera de hacerlo. Pensamos que al menos se tendría que dejar claro que es un simple centro de entretenimiento familiar, no se le puede dar un lavado de cara utilizando algo tan serio como la conservación de la fauna silvestre.

Ecologistas en Acción considera que en Córdoba podría haber sido una ciudad pionera en este sentido, promoviendo la defensa activa y ex-situ de la naturaleza renunciando a una imagen de animales con trastornos comportamentales, por un centro alternativo a los zoológicos actuales, de esta manera se podría borrar la huella de vergüenza que sentimos muchos cordobeses y cordobesas al recordar el antiguo zoo-ilógico. Sin embargo se ha vuelto a lo fácil, a un modelo de zoológico que, el tiempo nos dará la razón, se extinguirá, esperemos, antes de que lo hagan los propios animales.