Perjuicios y gastos ocasionados por los vehículos a motor

Ecologistas en Acción de Córdoba lamenta profundamente la utilización electoralista que se está realizando, por parte de los responsables políticos del consistorio municipal, de los impuestos municipales. Nos parece preocupante que tanto el Gobierno Municipal como la oposición se propongan la congelación del Impuesto Vehículos de Tracción Mecánica. Estamos convencidos de que la recaudación por este impuesto (la previsión para este ejercicio es de 17 millones de euros) no es suficiente para sufragar los gastos directos que origina el coche particular (inversión en nuevos viales, mantenimiento de los existentes, semáforos, policía municipal, construcción de aparcamientos públicos, etc.) a lo que habría que sumarles otros gastos no cuantificados como son el espacio urbano que ocupan, los problemas de salud originados por la contaminación, su contribución al Cambio Climático, las dificultades de movilidad ocasionados a personas con minusvalía, ancianos, etc.

Es suficiente con señalar que habría que sumar 10 millones de euros a los recaudados por el IVTM para sufragar tan solo dos kilómetros de la planeada Ronda Norte.

También nos parece un agravio comparativo respecto a aquellas familias que no poseen vehículo a motor, o se conforman con uno por unidad familiar; ya que entre todos y todas tendremos que soportar como se disminuye otras prestaciones por esta reducción de impuestos.

Nos cuesta trabajo entender que no se incremente la imposición sobre aquellos vehículos de gran potencia como son los "todoterreno" con emisiones importantes
de gases de efecto invernadero (precursores del Cambio Climático) y micropartículas, además de ser muy peligrosos para niños y niñas al ser estos prácticamente invisibles para el conductor.

Les solicitamos a los responsables políticos de la Corporación Municipal que actúen con responsabilidad porque somos conscientes de que una disminución de la recaudación lleva pareja una merma en las prestaciones municipales. Una subida del IPC del Impuesto sobre Vehículos se hubiera traducido en unos ingresos de al menos 680.000 euros que invertidos en el incremento de autobuses supondrían una significativa mejora del servicio.