Europa protege el 60 por ciento de la sierra en el municipio de Córdoba

18.420 hectáreas (ha.) de las 31.000 ha de extensión aproximada de la Sierra de Córdoba ha pasado a formar parte de la red de espacios naturales de interés comunitario, sobre la base de la aplicación de la Directiva 92/43/CEE, más conocida como Directiva Hábitats. De estas 18.420 ha. protegidas desde el pasado día 19 de julio, 6.750 están adscritas a la unidad ambiental del Guadalmellato, el resto, 11.670 ha., están integradas en la unidad ambiental del Guadiato-Bembézar.

Prácticamente todos los elementos más singulares, tanto bióticos como abióticos, como los espacios más sobresalientes del conjunto de la Sierra de Córdoba, forman parte de los espacios naturales declarados Lugares de Importancia Comunitaria (LIC).

Zonas tan emblemáticas y populares como el castañar de Valdejetas, el cerro Castro y Picón y su entorno, en el río Guadiato, el arroyo del Molino en su tramo medio y bajo, incluyendo los conocidos Baños de Popea, los arroyos del Bejarano, de Don Lucas y Guarromán, laderas del entorno del conjunto arqueológico de la ciudad palatina de Medina Azahara y del convento de San Jerónimo, la excelente dehesa de la Jarosa, el cerro de las Ermitas, el cerro de la torre de las 7 esquinas, el retazo de bello alcornocal de la finca de la Conejera, en las inmediaciones del Lagar de la Cruz, así como los cerros de la Cruz del Pastor y del Novillero.

Sin embargo, se echa en falta la exclusión de áreas interesantes que por diversos motivos se encuentran en permanente estado de tensión. Es el caso del área excluida alrededor de la urbanización de Las Jaras, y del conjunto de las parcelaciones ilegales fuera de regulación localizadas en diversos puntos de la Sierra de Córdoba. Merece especial mención, el conglomerado de parcelaciones ilegales entre Santa María de Trassierra y Las Jaras, y nos referimos a las parcelaciones de El Jardinito, Torrehoria, Melgarejo, Las 7 Fincas y Rosal Tres Palacios. También es muy notoria la exclusión de la Loma de los Escalones y su entorno, a pesar de su extraordinario valor botánico, geológico e histórico.

Ecologistas en Acción de Córdoba considera que ha llegado el momento de tomar la iniciativa. La Directiva Hábitats nos ofrece un instrumento válido para frenar el deterioro y la alteración de un espacio singular, con contrastados valores naturales, históricos y culturales y con una vocación lúdica y recreativa incuestionable.

Entre las medidas que habría que adoptar de carácter prioritario, destacamos:

- Elaboración de un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales específico para la Sierra Morena cordobesa, donde se incardine el Plan Especial de Protección de la Sierra de Córdoba y el resto de políticos sectoriales.

- Revisión y adaptación del vigente Plan General de Ordenación Urbana a la nueva realidad ambiental de Córdoba.

- La adopción de una solución definitiva, segura y ambientalmente viable de los vertidos de aguas residuales de Santa María de Trassierra al arroyo del Molino, y de los vertidos de aguas fecales.

- Fortalecimiento y decisión política en el control disciplinario de las parcelaciones de la Sierra. Los criterios ambientales deben de prevalecer sobre los intereses particulares de los parcelistas y de formaciones políticas dispuestas a rentabilizar electoralmente determinadas decisiones. La elaboración de los Planes Especiales de Mejora Rural de las parcelaciones fuera de regulación, se pueden convertir si no tomamos las precauciones debidas, en procesos de consolidación urbanísticos encubiertos.

Por último, consideramos justo aprovechar la ocasión para recordar nuevamente, que la protección de casi el 60% de la Sierra de Córdoba es el resultado de un esfuerzo de interpelación, justificación técnica y negociación de Ecologistas en Acción, ante la Consejería de Medio Ambiente, durante un interminable y agotador ciclo de reuniones de trabajo en Sevilla.




Visitantes conectados: 469