Alcaldes serranos unidos por macroproyectos urbanísticos disfrazados de campos de golf

En referencia al debate de Localia Canal 19 en la Sierra de Cádiz sobre los campos de golf, que disfrazan macrourbanizaciones que perjudicarán a largo plazo a la economía de la zona, tenemos que manifestar que los alcaldes contertulios de todos los signos políticos:

1. Desconocen el significado del concepto de desarrollo sostenible, aunque digan conocerlo. El desarrollo turístico de la sierra es el verde, rural, cultural y medioambiental. Si destruimos nuestro medio ambiente y gastamos nuestras reservas de agua, estaremos destruyendo nuestro futuro económico y natural. Cada campo de golf gastaría el agua correspondiente a más de 10.000 vecinos. La Ministra de Medio Ambiente pondrá en vigor una medida sobre el agua propuesta por nosotros. Pero ellos sólo piensan a corto plazo; es decir, en cómo obtener dinero para las arcas municipales y cómo conseguir el voto. Progreso sí, pero sin destruir a la “gallina de los huevos de oro”, que es la Sierra de Cádiz.

2. Que ya se hayan puesto de acuerdo en un desarrollismo que acabe con esta tierra y no en buscar un futuro digno para sus vecinos y vecinas, es alucinante. Desean que empresas constructoras hagan su “caja” en nuestro territorio, a cambio de empleos temporales, pero echando a los turistas que vienen aquí buscando una zona no contaminada por el progreso salvaje que propugnan. El mejor favor que podrían hacer a sus vecinos es encabezar el avance en todos los sectores económicos pero sin liquidar lo que tenemos, que es lo que más nos puede beneficiar en el futuro.

3. Algunos de ellos se creen portadores de la verdad absoluta. Otros incumplen la legislación vigente. Hasta piensan que conocen mejor que nadie lo que necesita su pueblo, pero se olvidan que el progreso es global y que no sólo tiene que ser diseñado por ellos. Su visión localista terminará por fastidiarnos a todos. Otros argumentan que como en otras zonas se han realizado barbaridades urbanísticas, aquí también tienen el derecho a hacerlas. Argumentos impropios de unos representantes políticos.

Deseamos que la razón y el equilibrio entre en las cabezas de nuestros alcaldes. Ser elegidos por su pueblo no supone tener la razón más loable. Lo que les hace falta es más imaginación para impulsar el verdadero desarrollo de sus pueblos. Ya avisamos del cambio climático, nadie nos creía al principio. Ahora, hasta los economistas confirman los efectos desastrosos del calentamiento global.

ECOLOGISTAS EN ACCIÓN DE ARCOS




Visitantes conectados: 530